Uno de cada cuatro alumnos españoles estudia en la enseñanza concertada

Página 1


Una versión de este artículo se publicó en el servicio impreso 86/14

La Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), que representa a gran parte de la red concertada y privada, ha dado a conocer durante su 42º congreso anual un informe sobre la situación de la enseñanza no estatal, que representa más del 30% del alumnado en enseñanza primaria y secundaria.

Aunque los colegios concertados solo representan el 19,5% del total de centros, casi un 26% de los alumnos de primaria o secundaria estudia en uno de ellos. El porcentaje es significativamente mayor en el País Vasco, Navarra y Madrid, y significativamente menor en Castilla-La Mancha, Canarias y Extremadura.

En la etapa infantil, donde el porcentaje de alumnos en centros concertados es menor que en primaria o secundaria, la desproporción entre alumnos y centros es aún mayor: un 16% de colegios infantiles reciben concierto, pero matriculan al 25% de la población estudiantil de esta franja. Desde 2008, los años de la crisis, el porcentaje ha disminuido un punto.

El País Vasco es, con diferencia, la comunidad que tiene la mayor ratio de colegios concertados con respecto al total, algo que se debe en gran medida a las ayudas públicas a las ikastolas (escuelas de enseñanza primaria y secundaria donde las clases se imparten en euskera) y también a que, a diferencia de la mayoría de otras comunidades, es frecuente la concertación del Bachillerato. Además del País Vasco, Madrid y Cantabria son las regiones con mayor porcentaje de colegios concertados en su red educativa.

Mejor tratados en el País Vasco y Navarra

Los centros privados no concertados también han perdido cuota de alumnado durante la crisis (matriculaban a algo menos del 5% en 2013), aunque el número de centros ha crecido debido sobre todo al aumento de colegios de infantil.

En general, en las regiones donde hay un alto porcentaje de alumnos en colegios concertados, hay pocos en la educación privada. Eso pasa en el País Vasco, Navarra o Cantabria, pero no en Madrid, que tiene la mayor ratio de alumnos en el sector privado. La caída de la natalidad y la crisis económica juegan en contra de los centros privados y concertados. Los sectores donde más está creciendo (proporcionalmente) la población estudiantil son la FP y Bachillerato, pero la falta de subvenciones (o la disminución de las cuantías), sumada a la crisis económica, favorece que los alumnos se dirijan hacia la enseñanza pública, que es gratuita.

La etapa secundaria (ESO), donde la red concertada tiene una fuerte presencia, aún sigue creciendo en número de alumnos, y la proporción de alumnos en estos centros se mantiene más o menos estable.

En cambio, en primaria se observa un ligero pero continuo trasvase hacia la red pública. En infantil, un sector también con fuerte presencia de la red privada y concertada, se siente la crisis demográfica y la económica: además de que la población matriculada ha disminuido, se observa una marcada tendencia a favor de los centros públicos, sobre todo en el primer ciclo.

Ahorro para el sector público

En el periodo de 2009 a 2012, el gasto público por alumno en los centros concertados disminuyó en 12 de las 17 comunidades autónomas. En términos absolutos, las que más dinero dedican por estudiante son el País Vasco, Navarra y la Comunidad Valenciana.

Más significativo es el dato del ahorro público gracias a los centros concertados: el dinero que la administración pública deja de gastar cuando un alumno se matricula en un colegio concertado en vez de en uno público. De media, este ahorro fue en 2011 de 3.092 euros por estudiante (2.868 euros frente a 5.960 euros). En total, las administraciones públicas dejaron de gastar más de 6.500 millones de euros.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.