Una familia venida a menos

Zajudaly rod

Página 1

Autor: Nikolái Leskov

El Aleph Editores y El Taller de Mario Muchnik. Barcelona (2010). 299 págs. 25 €. Traducción: Jorge Ferrer.

Cuando hablamos de los grandes escritores rusos del siglo XIX no suele mencionarse a Nikolái Leskov (1831-1895). Y, sin embargo, el autor de El peregrino encantado y Lady Macbeth de Mtsensk, entre otras, merece figurar entre los más destacados. Leskov es un genuino escritor ruso de una indudable talla literaria, al que Dostoievski tanto apreció y dio a conocer.

Una familia venida a menos fue publicada en 1874, en la época más brillante del autor, y constituye la crónica familiar de los Protozánov, concretamente del período en que la princesa Varvara es la cabeza de la familia. Todo el relato lo hace una nieta suya, quien utiliza el testimonio de una de las siervas y consejeras más íntimas de la princesa.

Al inicio se incluye una presentación verdaderamente sugestiva y que predispone al lector a descubrir lo que podría ser una epopeya: “Nuestra familia es una de las más antiguas de toda Rusia. Todos los Protozánov somos descendientes por línea directa de los primeros príncipes que gozaron de poder en estas tierras y en nuestro escudo familiar consta que nuestros títulos de nobleza nos pertenecen por herencia y no ‘por acta notarial’. No hay narración sobre la historia de la antigua Rusia donde no aflore aquí o allá el nombre de alguno de nuestros antepasados”. Y a partir de ahí comienza un desfile de personajes singulares en el que destaca la princesa, ejemplo de dama con carácter, clarividente, leal, respetuosa, con un fiel amor a sus semejantes y que abomina del engaño y de la simulación.

La princesa defiende, por encima de todo, la nobleza de casta que debe de manifestarse principalmente en las acciones; con su luz, ella va dando entrada al resto de los personajes, sencillamente muy rusos y peculiares.

El relato está perfectamente incrustado en su tiempo. Los sucesos del momento impregnan toda la narración y dan una visión amplia y exacta de la situación histórica por la que pasa Rusia: una nobleza decadente y afrancesada junto a otra advenediza proveniente de la burguesía; una monarquía zarista sin prestigio y un pueblo que, aunque acostumbrado a soportar todas las humillaciones, empieza a rebelarse.

La educación de los nobles es otro de los temas donde el autor aplica una crítica ácida. La Iglesia tradicional ortodoxa también tiene su espacio y tampoco están exentos de la crítica sus ministros, al no estar a la altura de lo que representan. El estilo de Leskov es ágil y la ironía y el humor van acompañando el relato que el autor califica como crónica. La magnífica y cuidada edición favorece la lectura.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.