Una experiencia de política familiar en la provincia de Trento

Página 1

A comienzos de octubre se celebró en Roma la III Conferencia Nacional para las Familias, convocada por el gobierno de la nación. La actual coyuntura italiana no juega a favor de renovar políticas familiares, porque a la legislatura le quedan como mucho seis meses de vida. Pero ha servido para dar a conocer nuevos detalles de la experiencia de la provincia autónoma de Trento: muestra que, cuando existe iniciativa, se puede hacer mucho más.

Para superar los planteamientos asistenciales clásicos, la región ha elaborado un ambicioso programa de conjunto, que permite el protagonismo de la familia en los diversos ámbitos de gestión pública. Puede conocerse al detalle gracias a los informes publicados desde hace 11 años, que configuran un auténtico vademécum para las familias trentinas. La última actualización, de 2016, tiene más de 200 páginas.

La región ha elaborado un ambicioso programa que permite el protagonismo de la familia en los diversos ámbitos de gestión pública

Iniciativas públicas y privadas

El trabajo realizado es fruto de una colaboración entre lo público y lo privado, concretada en interacciones entre la agencia provincial para la familia de Trento y el Foro de Asociaciones Familiares del Trentino. Participan activamente en recopilar la información y ponerla a disposición de los diversos sujetos implicados: familias, ciudadanos, asociaciones, instituciones, entes públicos y privados.

La página web está muy elaborada, para facilitar la consulta de una multitud de materias: reducción de tasas, servicios para las familias, actividades deportivas, vacaciones, innovaciones tecnológicas, paridad de oportunidades, políticas de juventud, servicio civil, conciliación de familia y trabajo, promoción de proyectos de bienestar familiar, voluntariado, becas de estudio, subvenciones regionales, ayudas para alquiler de viviendas, fondos para la formación de los jóvenes, etc.

El director de la agencia para la familia en esa provincia, Luciano Malfer, concedió una amplia entrevista tras la Conferencia celebrada en Roma. Refleja la valoración positiva de la política familiar: no como una especie de carga presupuestaria, sino como un medio de promover el bien común. Todo indica que en Trento se ha producido un auténtico giro cultural, a través de la centralidad de la familia, con efectos importantes también en el indispensable crecimiento de la población: la provincia tiene la mayor tasa de natalidad de Italia: 1,54% frente al 1,33% del país.

Cambia el paradigma cultural

Malfer subraya la importancia del enfoque de fondo, que ha facilitado la continuidad desde 2004, sin frenos debidos a contingencias políticas. Ha ido avanzando desde entonces la colaboración de los ayuntamientos y las empresas en los diversos proyectos o líneas de actuación, desde el transporte a los museos, o la recogida de basuras... Afecta, incluso, al sector del turismo, con medidas concretas también a favor de las familias de los visitantes, con la cualificación de lugares como family-friendly, en la línea de lo que hace la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) con el Sello Turismo Familiar (ver Aceprensa, 20-06-2016).

La ventaja del enfoque es que no añade costos económicos a las prestaciones básicas que ya existen por derecho común. No hace falta aumentar el gasto público, sino cambiar de perspectiva. El núcleo de esta política se condensa quizá en el desarrollo de la metodología para establecer la “marca familia” o los “certificados territoriales familiares”, que consisten en destacar espacios amigables que cumplen los requisitos previstos: una empresa, un restaurante, un hotel, una tienda…

Todo indica que en Trento se ha producido un auténtico giro cultural, con efectos importantes también en el crecimiento de la población

A modo de ejemplo, Malfer describe las características de un restaurante familiar: tener un menú para niños, precios al alcance de la familia, baños accesibles, servicio especial para familias con niños. Así, los restaurantes de “marca familia” ofrecen gratis una jarra de agua nada más entrar: respuesta a una necesidad familiar típica.

En materia educativa, las regiones italianas tienen poco margen de maniobra. Pero en Trento se han puesto en marcha políticas positivas para la familia en materia de libros escolares o sobre la conciliación de horarios y servicios de apoyo.

Por su parte, las empresas se comprometen a facilitar la conciliación entre trabajo y familia con horarios flexibles que permiten atender necesidades familiares.

Además, el gobierno regional revisa cada año con los ayuntamientos los planes municipales que afectan directamente a las familias, como el establecimiento de zonas de ocio, con iniciativas, oportunidades, ofertas, promociones, descuentos, etc. En total, existen 19 “distritos” familiares a los que se han adherido 750 organizaciones, el 70% privadas, signo de un cambio cultural decisivo que avanza: en Trento se propugna sobre todo un cambio de mentalidad, para contemplar a la familia no como una carga, sino como un motor de desarrollo y bienestar social.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.