El Observatorio

Un portátil en clase no garantiza un mayor aprendizaje

Página 1

Que cada estudiante disponga de un ordenador portátil en clase suele ser visto como el non plus ultra de la modernidad en el mundo de la enseñanza. Sin embargo, una investigación de un equipo de la Universidad de Michigan ha concluido que tener ese dispositivo a la mano no influye necesariamente en mejores resultados académicos y sí supone un mayor riesgo de distracción para el alumno.

En The Conversation, una de las investigadoras, la profesora Susan Ravizza, expone los resultados del estudio Logged In and Zoned Out: How Laptop Internet Use Relates to Classroom Learning (Conectado y distraído: Cómo se relaciona el uso de Internet en el portátil con el aprendizaje en el aula), el cual registra el seguimiento a 84 estudiantes universitarios que disponían de un portátil en el aula para, según lo esperado, tomar notas y hacer búsquedas en Internet relacionadas con los contenidos académicos.

Según el informe, así se desarrolló el experimento: “Los estudiantes que estaban matriculados en un curso introductorio de Psicología se conectaron a un servidor que registraba su actividad online durante la clase. Mientras que anteriores investigaciones se fiaban del testimonio [del alumno], la metodología actual midió objetivamente el tiempo, la frecuencia y el historial de uso de Internet por parte de los participantes. Además, evaluamos si la inteligencia, la motivación y el interés en el material del curso podían tener algún peso en la relación entre el uso de Internet y el desempeño del alumno”.

Lo que pudieron observar los expertos, sin embargo, fue que el empleo no académico de la red era común entre los jóvenes que llevaban ordenadores al aula. De una clase de 100 minutos, estuvieron unos 37 minutos navegando por sitios no relacionados con la clase, más exactamente, entretenidos en las redes sociales, o con videojuegos, o leyendo e-mails, haciendo compras, viendo vídeos, etcétera. Todo ello tuvo una relación inversa con su desempeño académico, a pesar de la motivación, el interés y la inteligencia de los estudiantes. “El uso de Internet en clase no estuvo asociado con beneficio alguno”, subrayan.

Según explica la profesora Ravizza, disponer de un portátil en clase es toda una tentación: “Cuando se emplea para tomar notas o descargar imágenes para la clase, puede ser tentador revisar el correo electrónico, ponerse al día con las tareas de otra asignatura o ver quién ganó el partido de la noche anterior. De hecho, evitar el uso no académico de Internet puede requerir muchísimo autocontrol. Un reciente estudio concluyó que las personas con mayor tendencia a los comportamientos impulsivos se enganchaban más fuertemente a los dispositivos móviles. Y la capacidad para evitar la tentación durante una clase de 100 minutos puede pesar en las habilidades de muchos alumnos”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.