El Observatorio

Un Papa moderno que habla del demonio

Página 1

Algunos vaticanistas y teólogos empiezan a destacar que Francisco es el Papa que más ha hablado del demonio desde Pablo VI. Así lo cuenta Anthony Faiola, corresponsal del Washington Post en Europa.

Pero lo que más sorprende a esos teólogos y periodistas –dice Faiola– no es el hecho de que el Francisco hable sobre el demonio con más frecuencia que sus predecesores, sino que lo haga en un estilo tan “anticuado”.

Mientras algunos teólogos solo se atreven a hablar del demonio en términos alegóricos –una consecuencia indeseable de la libertad humana–, Francisco se empeña en presentarlo como “un ser sobrenatural con todas las fuerzas del mal a sus disposición”, explica Faiola.

El demonio apareció sin metáforas ni tapujos el pasado 11 de abril, en la homilía de su Misa en Santa Marta: “Alguno de vosotros, quizás –no lo sé– puede decir: ‘Pero Padre, qué antiguo es usted. ¡Hablar del diablo en el siglo XXI!’. Pero, cuidado ¡que el diablo existe! ¡También en el siglo XXI! Y no debemos ser ingenuos. Debemos aprender del Evangelio cómo se lucha contra él”.

No es la primera vez que el Papa insiste en estas ideas. También en octubre de 2013, por ejemplo, dijo que “no hay que ser ingenuos” ante la acción diabólica y destacó la existencia de “una lucha en la que se juega la salud eterna, la salvación eterna” (cfr. Aceprensa, 14-10-2013).

Y no parece que la insistencia de Francisco en la existencia del demonio sea algo improvisado. “Siendo cardenal de Buenos Aires –cuenta Faiola–, Francisco era conocido por sus severas advertencias contra ‘el tentador’ y el ‘príncipe de la mentira’”.

El corresponsal estadounidense confirma esta impresión con el testimonio de un obispo de la Curia romana: “El Papa Francisco nunca deja de hablar sobre el demonio: es continuo. Si Benedicto XVI hubiera hecho esto, los medios le habrían vapuleado”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.