Un manifiesto europeo a favor de Cuba

Página 1

Tres ex presidentes de sendos países ex comunistas europeos –Václav Havel (República Checa), Lech Walesa (Polonia) y Árpád Gönz (Hungría)– han publicado un manifiesto a favor de la transición democrática en Cuba. El texto se publicó en varios periódicos de Europa y Estados Unidos. La versión española apareció en El País (18 septiembre 2003).

Los ex presidentes comienzan refiriéndose a las condenas de disidentes este año y al éxito popular del Proyecto Varela (cfr. servicio 108/03). "La última ola de confrontaciones (...) no puede considerarse sino como una manifestación de debilidad y desesperación. El régimen se está quedando sin aliento de la misma manera que se quedaban sin aliento los gobernantes de la nomenclatura de los países tras el telón de acero a finales de la década de los ochenta. La oposición interna va cobrando fuerzas y no ha caído de rodillas ante la redada policial del pasado mes de marzo".

A juicio de los firmantes, la comunidad internacional debe actuar a favor del cambio. "Cuanto más claro quede en Bruselas, Washington, México, entre los exiliados y entre los ciudadanos cubanos que la libertad, la democracia y la prosperidad de Cuba dependen del apoyo que se preste a la disidencia cubana, tanto mayores serán las posibilidades de la futura transición pacífica de la sociedad cubana a la democracia. (...) La oposición cubana debe sentir el mismo apoyo que sentían los representantes de la disidencia política en la Europa hasta hace poco dividida. Las reacciones de condena y las medidas diplomáticas concretas procedentes de Europa, Iberoamérica y Estados Unidos podrían ser una manera idónea de presión contra el régimen represivo de La Habana".

En cambio, "no puede afirmarse que el embargo norteamericano contra Cuba haya dado el fruto apetecido. Tampoco lo ha dado la política europea, que hasta la fecha se ha manifestado más próxima al régimen de Cuba. Es preciso dejar de lado las discrepancias transatlánticas respecto al embargo y centrarse en el apoyo directo a los disidentes cubanos y a los presos de conciencia y sus familiares".

El manifiesto concluye afirmando: "La reciente experiencia europea de transición pacífica de la dictadura a la democracia, ya se trate del ejemplo inicial de España o del posterior de los países de Europa central, ha servido de inspiración a la oposición cubana. Precisamente por eso, Europa, remitiéndose a sus propias experiencias, no debería vacilar en este momento. Europa queda obligada por su propia historia".


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.