El Observatorio

Trabajar solo 40 horas para rendir más

Página 1

Algunas compañías americanas han comenzado a implantar una forma de gestión revolucionaria: trabajar 40 horas por semana –ni una más ni una menos– y desconectar el resto del tiempo: ni reuniones ni mensajes hasta el siguiente lunes. La experiencia está resultando favorable, la productividad de los empleados sube, y además la noticia se corre entre los que prefieren disfrutar de su familia o simplemente disponer de más tiempo libre.

La medida pretende poner fin a las jornadas maratonianas, también a las pérdidas de tiempo e interrupciones que se han hecho frecuentes en las oficinas, como por ejemplo, hacer la compra por internet o consultar los correos personales. Se trata de favorecer la concentración y asegurar la eficiencia: a las 6 de la tarde las máquinas se paran, las luces de las oficinas se apagan y es imposible quedarse más, aunque uno quiera, según recoge el diario The Wall Street Journal.

Las ventajas de esta radical manera de gestionar se notan directamente en el rendimiento de los empleados, según explica John Pecavel, profesor de economía del Trabajo en Stanford University: “los trabajadores necesitan tiempo para recuperarse del esfuerzo”, por eso trabajar muchas horas por semana o demasiados días sin una pausa suficiente disminuye la productividad de los trabajadores. En una de sus investigaciones asegura que el resultado por hora trabajada decae en cuanto se alcanzan las 48 horas semanales.

Mientras las ‘empresas 40’, como empiezan a conocerse coloquialmente, sostienen que los trabajadores se vuelven más eficientes, pues no les queda más remedio que concentrarse, otros ven en esta tendencia un modo de reducir los costes de personal, ya que desaparecen las horas extras. De momento, las ofertas para puestos de 40 horas tienen buena acogida, “a pesar de que algunos pasan de cobrar salarios brutos anuales de seis cifras a otros más modestos entre 40.000 y 90.000 dólares”, asegura Tina Hamilton, presidenta de myHR Partner. Su empresa decidió implantar este sistema hace unos años y cada vez que publican una oferta reciben cientos de solicitudes.

La idea de que se trabaja sin descanso y se superan los horarios establecidos no es, por otra parte, totalmente cierta. Según una encuesta reciente de la Ernst and Young, el 50% de los directivos entrevistados afirmó trabajar más de 40 horas semanales y haber notado un aumento creciente en los últimos años. Sin embargo, las estadísticas oficiales en Estados Unidos no superan la media de 43,3 horas por semana para los puestos de jornada completa.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.