Todos los médicos deberían saber tratar a los enfermos terminales

Especialistas en gerontología abogan por los cuidados paliativos

Página 1

Especialistas en gerontología abogan cada vez más por un desarrollo de los cuidados paliativos a los enfermos terminales, de modo que no surja la demanda de eutanasia. Pero no se trata sólo de crear unidades especializadas en los hospitales, sino de formar a todos los médicos para que sepan cómo enfrentarse a esta situación. Esto es lo que ha pedido la doctora Renée Sebag-Lanoë, jefa del servicio de gerontología y cuidados paliativos del hospital Paul-Brousse, en unas declaraciones a Le Monde (1-VI-94).

La doctora Sebag-Lanoë lamenta que todavía hoy los estudiantes de Medicina salgan de la Facultad sin haber recibido una formación de este tipo. Formación que tiene diversos aspectos. "En la atención a un enfermo terminal, el control del dolor es un elemento esencial (...). Pero hay otros factores de tipo técnico y de relación con el enfermo que están estrechamente ligados". Es esto lo que habría que enseñar a los futuros médicos. Actualmente se han creado en Francia varias unidades de cuidados paliativos y existe una decena de diplomas universitarios en esta especialidad. Pero falta la formación sistemática de los estudiantes.

En lo que se refiere a la enseñanza, el problema no es financiero, pero hace falta que las Facultades de Medicina quieran afrontar este asunto. Sí hay más obstáculos económicos para la creación de unidades de cuidados paliativos. En este aspecto, la doctora Sebag-Lanoë sugiere que una solución menos costosa sería la creación de equipos -formados por un médico, una enfermera y un psicólogo- que, en el seno de un hospital, se desplazarían para atender a los pacientes.

De todos modos, no se trata de generalizar las unidades de cuidados paliativos. "El objetivo es que todos los profesionales de la sanidad puedan estar en disposición de dar los cuidados adaptados a los pacientes terminales, ya sea a domicilio, en una institución sanitaria o en una residencia para ancianos", dice la doctora Sebag-Lanoë.

Además del problema de la formación médica, está el de los efectivos del personal disponible, ya que "el enfermo terminal absorbe mucho tiempo, y exige mucho del personal que lo cuida desde el punto de vista físico y psíquico".

El desarrollo de los cuidados paliativos es la mejor respuesta a la eutanasia, asegura la doctora Sebag-Lanoë. "La petición de eutanasia y su práctica son alimentadas por la ausencia de cuidados que deberían darse al paciente terminal, para controlar el dolor y las molestias. Cuantas más muertes en malas condiciones se vean, más militantes habrá en las asociaciones en favor de la legalización de la eutanasia".

"Los profesionales han de saber resistir a la petición de eutanasia", afirma la doctora Sebag-Lanoë. "Si no, pierden su identidad de guardianes de la vida. ¿Qué impacto tendría sobre la mentalidad colectiva ver que los médicos y las enfermeras se transforman en personas que provocan la muerte?".


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.