Tiempos de amor, juventud y libertad

Zui hao de shi guang

Página 1

Director: Hsiao Hsien Hou

Director: Hou Hsiao Hsien. Guión: Chu Tien-wen, Hou Hsiao Hsien. Intérpretes: Shu Qi, Chang Chen, Mei Fang, Di Mei, Liao Su-jen. 135 min. Adultos. (XD)

El realizador taiwanés de 59 años Hsiao Hsien, premiado en los festivales de Cannes, Venecia y Berlín, realiza en esta triple película un interesante ejercicio de estilo, con una lectura tan abierta como sugerente. Empieza narrando una sencillísima pero conmovedora historia de amor. En 1966, un joven recorrerá diferentes aldeas chinas hasta encontrar a May, la chica de la que está enamorado. Sirviéndose de dos canciones románticas de la época -"Smoke in Your Eyes" y "Rain and Tears"-, Hsiao Hsien construye una narración lenta pero muy elocuente que tiene su clímax en un sublime plano final.

En el segundo tiempo, el de la libertad, situado en 1911, Hsiao Hsien establece un paralelismo entre la situación de Taiwán a principios del siglo XX (bajo la dominación japonesa) y la represión de las mujeres cortesanas. El realizador oriental narra -a través de una pieza de cine mudo- la elegante pero opresiva historia de amor no correspondido entre una cortesana y su cliente, un intelectual que lucha por la independencia de Taiwán.

El tiempo de la juventud transcurre en el Taipei contemporáneo y enlaza, en cierto modo, con su anterior película, "Millennium Mambo". Como en ésta, el realizador hace una demoledora radiografía de la juventud actual a través de la tormentosa relación entre una cantante epiléptica y bisexual y un fotógrafo. Frente a la lentitud aparece la prisa, el actuar impulsivo; desaparece el formalismo, no existe ni el tono delicado de la primera parte ni el opresivo de la segunda, no hacen falta las formas porque ya no significan nada; apenas hay diálogo porque las relaciones son instantáneas, breves e impersonales; las nuevas tecnologías funcionan como un elemento invasivo de la intimidad… Para contar esta tercera historia, Hsiao Hsien cambia de registro formal con un montaje abrupto, una luz fría y un tono mucho más oscuro y desesperanzado.

Dice el veterano realizador que ha querido hacer un análisis de cómo el amor se muestra de diferentes maneras según el contexto histórico. Se le puede echar en cara un cierto pesimismo en el mensaje, pero hay que reconocer que es difícil hacer un diagnóstico tan acertado con un acompañamiento visual tan conseguido.

Ana Sánchez de la Nieta

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.