The Station Agent (Vías cruzadas)

The Station Agent

Página 1

Director: Thomas McCarthy

Guión: Thomas McCarthy. Intérpretes: Peter Dinklage, Patricia Clarkson, Bobby Cannavale, Raven Goodwin. 90 min. Jóvenes-adultos.

Además de recibir en el Festival de Sundance 2003 los premios del Público, al mejor guión y a la mejor interpretación (Peter Dinklage), esta película norteamericana independiente ganó el Premio Especial del Jurado y el Premio Especial SIGNIS en el Festival de San Sebastián 2003. Trata sobre la amistad que se va forjando entre tres personajes que se encuentran marcados por su soledad y por su relativa marginación social.

Fin es un enano que ha heredado la casa del antiguo jefe de una estación ferroviaria. Su vida se reduce a su afición a los trenes y a su misantropía. Olivia es una mujer atormentada que se divorció después de haber perdido un hijo. Y Joe es un cubano vitalista y algo infantil que vende cafés en un camión justo enfrente de la casa de Fin. Lo que al principio son relaciones casuales y torpes se convierten poco a poco en vínculos imprescindibles para vivir con alegría.

Además de en su inteligente guión, la película tiene su fuerza en la consistencia de sus actores, que ofrecen unos personajes vivos, atractivos, pero que no agotan su misterio. Especialmente llamativa es la interpretación de Peter Dinklage, un enano de voz prodigiosa, que sin abandonar nunca la contención de su complejo personaje, logra hacernos partícipes de su importante cambio interior. Un cambio que es fundamentalmente un reconocimiento de que la apertura a los demás no es sólo una terapia contra la soledad, sino el camino más corto para realizar la propia humanidad. Y es que ese es el gran tema de la película: defenderse del otro empobrece, abrirte a él e implicarte en su destino, humaniza.

Thomas McCarthy debuta en la dirección de largometrajes con este film. Su formación casi exclusivamente como actor de televisión y teatral le ha permitido extraer de los intérpretes lo mejor de ellos mismos, y el espectador puede percibir que se ha tratado de un rodaje gozoso y sin tensión. Por último, es necesario añadir que la película es un homenaje a la cultura ferroviaria, y está llena de amor por los trenes, su historia y su significación en la configuración de Estados Unidos.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.