Hemeroteca

Stephen Hawking, el físico más popular

Página 1

“Las ideas básicas acerca del origen y del destino del universo pueden ser enunciadas sin matemáticas, de tal manera que las personas sin una educación científica las pueden entender”. Esto es lo que pretendió el físico teórico Stephen Hawking (Oxford, 1942), fallecido a los 76 años, con sus libros divulgativos. Carlos A. Marmelada ha reseñado algunos de ellos para Aceprensa.

Hawkins alcanzó fama mundial con su libro Historia del tiempo (1988), en el que expuso su hipótesis del “universo autocontenido”, que habría comenzado a existir si necesidad de ser creado por Dios.

Si en esta obra lo esencial era averiguar: ¿por qué existe el universo? y ¿por qué es como es?, su objetivo en El Universo en una cáscara de nuez (2002) es demostrar que el universo debió de autocrearse a sí mismo gracias a las mismas leyes que gobiernan su desarrollo.

En Brevísima historia del tiempo (2005), Hawking actualizó su bestseller de 1988 con una serie de aportaciones teóricas que pretendían explicar cómo surgió el universo. Aunque, por un lado, la teoría del universo autocontenido hace superfluo suponer un Creador, por otro, Hawking reconoce que queda sin responder la gran pregunta: “¿Qué es lo que insufla aliento (en las leyes de la Naturaleza) y hace existir el universo descrito por ellas?”. De modo que permanece el gran interrogante de por qué el universo tienen estas leyes y no otras, y cuál es el origen de estas leyes.

En La teoría del todo. El origen y el destino del universo (2008), Hawking explica con lenguaje sencillo y ameno, varios de los temas fundamentales de la cosmología actual. El título de esta obra inspiraría el de la película homónima, basada en la autobiografía de su primera esposa, Jane Wilde. Se trata de una bella historia de superación y amor, con unas interpretaciones antológicas, sobre todo de Eddie Redmayne, ganador de un Oscar al actor principal.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.