Sobre el oro nazi y los archivos vaticanos

La Santa Sede aclara que en sus archivos no hay documentos que añadan nada a lo ya publicado

Página 1

La Santa Sede aclara que en sus archivos no hay documentos que añadan nada a lo ya publicado

Del 2 al 4 de diciembre se reunieron en Londres historiadores y expertos de 41 países para tratar sobre el oro robado por los nazis durante la II Guerra Mundial. El resultado más concreto de la Conferencia fue crear un fondo intergubernamental que compense a los 300.000 judíos supervivientes. Por ahora, sólo ocho Estados se han comprometido a contribuir a ese fondo. Tampoco hubo un acuerdo pleno respecto a la apertura de los archivos de los distintos países para investigar este asunto. Entre otras reclamaciones, el Consejo Mundial Judío criticó al Vaticano por no abrir sus archivos a todos los investigadores.

La Santa Sede participó en la conferencia con dos observadores. A los cinco días de concluir la Conferencia, el jefe de la oficina de prensa de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, desmintió una vez más las informaciones de que en 1945 el Vaticano recibió en depósito 200 millones de francos suizos en piezas de oro conseguidas por los fascistas croatas de Ante Pavelic. Según Navarro-Valls, "las investigaciones realizadas en los archivos confirman la inexistencia de documentos relativos a este tema y, por tanto, desmienten cualquier supuesta transacción atribuida a la Santa Sede".

Respecto a la apertura de los archivos, Navarro-Valls señaló que "ningún aspecto de la actividad de la Santa Sede, incluido el diplomático, está separado de su misión esencialmente religiosa y espiritual. La documentación del archivo se refiere, indistintamente, a problemas de orden religioso y delicadas cuestiones personales de conciencia (fuero interno), sobre las que se piden y se ofrecen consejos y directivas para la vida espiritual de las personas, cuya esfera privada debe ser respetada siempre, incluso después de la muerte de los interesados".

El portavoz vaticano también recordó que, por deseo de Pablo VI, ya se publicaron las Actas y documentos de la Santa Sede relativos a la II Guerra Mundial, preparadas por cuatro historiadores jesuitas, bajo la dirección del norteamericano Robert A. Graham (ver servicios 70/97 y 86/97). El P. Pierre Blet, el único de ellos que aún vive, ha sintetizado recientemente los resultados en el libro Pío XII y la II Guerra Mundial a través de los Archivos del Vaticano, editado por Perrin en Francia. Navarro-Valls dijo que "el examen exhaustivo de los documentos pertinentes permite afirmar que no hay nada que añadir a lo que ya se ha publicado".


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.