Si de verdad me quieres

Página 1

Autor: José María Contreras

Ediciones Internacionales Universitarias.
Madrid (2015).
168 pp.
14 €.

Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 83/15

El último libro de José María Contreras, biólogo, pedagogo y especialista en sexualidad, trata sobre la verdad del amor. El autor es conocido por hablar claro sobre los temas que más nos cuesta tratar: el noviazgo, los sentimientos, las relaciones sexuales… y aquí lo hace sin tapujos, pero con delicadeza. La experiencia de más de dos mil cursos y conferencias, en los que ha tratado esas cuestiones tanto con padres como con adolescentes, permiten al autor conjugar a la perfección el qué decir y el cómo decirlo. El resultado es un libro ágil, claro, lleno de anécdotas y experiencias, dirigido a las parejas que quieren quererse de verdad, tanto a los matrimonios como a los novios.

En esencia, Si de verdad me quieres habla del amor inteligente, aquel que sabe qué hacer cuando el sentimiento se acaba, aquel que pone voluntad cuando el deseo se desvanece, aquel que ama incluso a contracorriente de las emociones. Porque para conservar los amores verdaderos, como hacemos para conservar cualquier bien valioso, hay que saber renunciar con naturalidad, con elegancia, a ciertas cosas. Esas cosas son, entre otras: los sentidos desbocados, los placeres despóticos, la sexualidad desordenada, el egoísmo desatento, las adicciones emocionales, que hacen imposible la renuncia, la entrega, la lucha y, como consecuencia, el amor. El amor necesita para mantenerse el trípode: inteligencia, sentimiento, voluntad. Si le falta uno, comienza cojeando y acaba cayendo.

José María Contreras cree que es urgente educar en el amor, pues sin él no hay felicidad. Aprender a querer es aprender a ser felices. Ese aprendizaje comienza por saber poner los sentimientos en el lugar que les corresponde, pues una ley básica de nuestra vida emocional es que todo lo que se crea solo emocionalmente, emocionalmente se destruye. Continúa por saber distinguir el amor del enamoramiento, esa etapa en la que uno no busca a la otra persona, sino a sí mismo en la otra persona. Vivir el noviazgo supone aceptar ciertas renuncias y no querer acelerar el ritmo que necesitan los sentimientos para convertirse en amor verdadero. El libro contiene muchas ideas para vivir un noviazgo consecuente (es decir, que tenga como consecuencia el amor), cosas que un chico o una chica pueden exigir a su pareja con la condición “si de verdad me quieres”. El descubrimiento de la verdad del amor se produce en el matrimonio cuando se comprende que el egoísmo y el amor se llevan muy mal.

La madurez en la pareja se manifiesta, entre otras muchas virtudes, en la capacidad de compromiso y en la sobriedad. La primera tiene que ver con la seguridad de que los dos vamos a luchar por mantener ese amor; para ello, dice el autor, es imprescindible no dejar ninguna puerta de salida, pues cuando sabemos que los compromisos que asumimos tienen puerta de salida, antes o después, será fácil hacer uso de ella. Mantener el compromiso, que a su vez sustenta al amor, supone ejercer la sobriedad. Sin ella, lo “grande” –inteligencia y voluntad– quedará a merced de lo “pequeño” –pasiones e instintos–. Esas pequeñeces que tanto magnificamos están regidas por la “ley de los rendimientos decrecientes”, según la cual aquello que gusta, cuanto más lo gozamos, termina satisfaciendo cada vez menos y acabamos frustrados y decepcionados.

El libro trata de muchos otros temas, como la virginidad, la fidelidad, la pornografía, el pudor, el amor a prueba, la feminidad, las rupturas, la libertad, y otros más que van apareciendo como en una conversación que tiene el lector con el autor.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.