Sugerencias de literatura infantil y juvenil (Verano 2012)

Página 1

ÁLBUMES PARA PEQUEÑOS


Conducir es fácil

Fernando Pérez Hernando

A Buen Paso. Madrid (2012). 32 págs.

Álbum que, al abrirlo, presenta y toma forma de volante que se ha de agarrar por ambos lados. Luego, el lector ha de seguir las instrucciones que le va dando el texto: girar a la izquierda, girar a la derecha, etc. Al final, superadas todas las pruebas, el lector se gana su permiso de conducir.

En la línea de Un libro, de Hervé Tullet, el autor demuestra el poder de los libros con una broma simpática. Es sencilla, sí, pero, que yo sepa, es original. Además, es fácil comprobar cómo los lectores que al principio exclaman ¡vaya bobada!, siguen el juego hasta el final sin parar de reír.

Un libro

Hervé Tullet

Kókinos. Madrid (2010). 56 págs. Traducción: Esther Rubio.

Libro bromista e ingenioso. En la primera página se ve un círculo amarillo y se lee: “Pulsa el círculo amarillo y pasa la página”. En la siguiente página aparecen dos círculos y pone: “¡Bien! Ahora pulsa el mismo círculo otra vez…”. En la siguiente se ven tres círculos amarillos alineados horizontalmente y se dice “¡Perfecto! Ahora toca con el dedo, suavemente, el círculo amarillo de la izquierda…”… y ya no sigo.

Las palabras que acompañan las imágenes son simpáticas: tienen unos acentos animantes que hacen sonreír e impulsan al lector a ser cómplice del juego que se le propone. Sin racionalizarlo, cualquier lector aprecia que, al final, su propia colaboración es casi lo que más importa en los libros.

La campeona mundial de mantenerse despierta

Jimmy Liao y Sean Taylor

Barbara Fiore. Granada (2011). 40 págs. Traducción: Carlos Andreu y Albert Vitó.

Stella tiene que irse a la cama pero ni la cerdita Rosa, ni el ratón Amperio ni Sapo de Trapo están por acostarse, e incluso Rosa dice que ella es la campeona mundial de mantenerse despierta. Así que Stella va proponiendo algo distinto a cada uno para conseguirlo: Rosa que se imagine que la almohada es un barco, al ratón que la caja en la que le mete es un tren, a Sapo de Trapo que la cesta de los juguetes es un globo.

Excelente bedtime por su texto y por sus imágenes. Los personajes son entrañables y las ilustraciones están compuestas y secuenciadas con la maestría propia de Liao.

 

ÁLBUMES PARA PRIMEROS LECTORES


Art y Max

David Wiesner

Océnao Travesía. Barcelona (2011). 42 págs.

Art y Max son unas lagartijas que viven en el desierto. Max, un alocado entusiasta, pide a su amigo Art, o Arturo, un pintor experto, que le enseñe. Pero, cuando Max intenta usar el pincel empiezan a ocurrir cosas de todo tipo.

El relato contiene, aparte de referencias pictóricas, la consideración de fondo de que un artista seguro de su dominio puede aprender del ímpetu, e incluso de la fresca ineptitud, del principiante. La maestría de Wiesner se pone de manifiesto aquí, aunque su historia no alcanza el nivel de otras previas.

La Ardilla Miedosa por la noche

Mélanie Watt

Almadraba. Madrid (2011). 32 págs. Traducción: Rosa Pérez.

Álbum que vuelve a los temas y recursos de los anteriores libros de la protagonista. Esta vez vemos que no quiere tener pesadillas por la noche: tiene todo un catálogo de los seres que no desea que se le aparezcan, y una lista de tareas para no dormirse. Pero, entonces, también se nos ofrece una colección de los efectos secundarios de pasar las noches en blanco…

Como los relatos previos, también este resulta gracioso y supongo que práctico para quienes tengan parecidas inquietudes.

Henri viaja a París

Saul Bass y Leonore Klein

Gustavo Gili. Barcelona (2012). 44 págs. Traducción: Álvaro Marcos.

Único libro infantil de su autor, un conocido diseñador publicitario y autor de los títulos de crédito de muchas famosas películas de los cincuenta y los sesenta. Tiene un diseño extraordinariamente original y es un libro magnífico aunque sea de los que gusta más a ciertos adultos que a muchos niños.

Henri vive en Reboul, una pequeña ciudad cerca de París. Como lee muchas cosas acerca de París, un día decide ir allí. Emprende su camino y, cuando se queda dormido, deja una señal que le oriente para, cuando se despierte, reemprender el viaje en la dirección correcta. Pero algo pasa por la noche…

Las figuras sólo se representan parcial o sintéticamente. En la primera parte se ven las comparaciones que hace Henri entre París y Reboul, según lo que sabe, y en la segunda parte se sigue a Henri en su viaje. El relato da un ingenioso giro a los relatos populares que, de un modo u otro, hablan de que, al final, lo que se ha de descubrir es la propia casa.

 

ÁLBUMES PARA LECTORES MÁS MAYORES


Reflejo

Jeannie Baker

Intermon Oxfam. Barcelona (2011). Dos libros de 22 págs.

Álbum sin palabras salvo las explicaciones finales de la autora. Al abrirlo aparecen no uno sino dos álbumes y, al desplegar tanto el de la derecha como el de la izquierda, se recomienda que se vayan leyendo a la vez las dos historias paralelas, una en Australia, de izquierda a derecha, y otra en Marruecos, de derecha a izquierda. Las dos hablan de un niño que se levanta, va con su padre de compras y luego vuelve a casa. Si unos van en coche otros van en burro; si unos aparcan en una gran superficie, otros dejan al burro en una gran explanada; si unos van a comprar material para construir una chimenea y una alfombra, otros van a vender una alfombra y comprar un ordenador…

Libro que se puede llamar único (al menos yo no conozco ninguno anterior que utilizara el mismo recurso) y que tiene más valor por la ejecución de las ilustraciones en unos singulares collages cuidadosamente compuestos. La autora consigue su objetivo de mostrar los contrastes y las semejanzas entre vidas en distintos lugares, inspirados en el Valle de las Rosas (Marruecos), y en su propio barrio de Sydney, y de transmitir con simpatía la comprensión hacia los demás.

Luna llena

Antoine Guilloppé

Macmillan. Madrid (2011). 25 págs. Traducción: Pau Joan Hernàndez.

Álbum logradísimo que causa impacto por estar hecho con unos troquelados de filigrana muy apropiados para su argumento. Este es que un ruido misterioso sobresalta, en páginas sucesivas, a un lobo, un zorro, un búho, unos ciervos, unos murciélagos, un jabalí, unos conejos, un oso…

Se alternan dobles páginas negras y blancas. Los troquelados hacen que unas imágenes aparezcan en negro sobre blanco —y en ellas las letras van en blanco sobre negro—, y otras en blanco sobre negro —y en ellas las letras van en negro sobre blanco—. Que las figuras aparezcan así resulta muy apropiado para subrayar la inquietud expectante de la historia. El que sea luna llena, como se dice al principio, explica que unas imágenes las veamos en la oscuridad y otras iluminadas, como sombras chinescas. El relato, en frases cortas, es perfecto y tiene un final magnífico.

La ventana

Sean Chuang

Barbara Fiore. Granada (2012). 224 págs. Traducción: Jordi Ainaud i Escudero.

Excelente novela gráfica casi sin palabras. Está dividida en tramos, cada uno de los cuales va encabezado por un pequeño texto, y luego la narración avanza con un ritmo tranquilo y por medio de viñetas —entre una y varias por página—, que van todas sobre fondo negro. Su argumento es que, en una ciudad del norte de Europa, sin localizar, una niña paralítica observa la vida de la plaza desde su ventana. Se hace amiga de un repartidor, que la saca a pasear. Llega la guerra y deben separarse. El chico ha de ir a combatir y, a su regreso, las circunstancias propician un reencuentro.

Las viñetas son normalmente cuadradas o rectangulares, salvo en los momentos de violencia y combates donde pueden adoptar formas quebradas. Como corresponde a un experto en cine publicitario, el autor busca la eficacia narrativa: cambia de puntos de vista o cambia de planos según convenga y arma la secuencia de imágenes de forma muy cinematográfica.

El tono general de la historia es duro al mostrar la guerra y sus consecuencias, pero amable y esperanzador al pintar las relaciones entre los protagonistas.

 

LIBROS INFANTILES


La historia de Nycteris y Photogen

George MacDonald

Fundación Maior. Madrid (2011). Traducción: Ana Cecilia Aldana y Pedro Hernández.

Valioso relato antiguo que se publica en castellano por primera vez (que yo sepa). La bruja Watho se hace con dos chicos recién nacidos, y a uno, Photogen, lo encierra y lo educa para que nunca vea la oscuridad y con la otra, Nycteris, hace lo mismo pero al revés, para que nunca vea la luz. Pero ambos crecen, se conocen, se hacen conscientes de lo que pasa, y deciden huir.

MacDonald hace descripciones excelentes y deja que los significados se desprendan de su narración sin énfasis alguno y sin intentar aleccionar al lector.

La casa del Ángel de la Guarda: un refugio para niñas judías

Kathy Clark

Bambú. Barcelona (2011). 241 págs. Traducción: Noemí Risco.

Relato sobre lo que vivieron la tía y la madre de la escritora, en Budapest, durante los años 1944 y 1945. Susan y Vera tienen doce y diez años cuando, en diciembre de 1943, la policía detiene a su padre para llevárselo a un campo de trabajos forzados. En febrero de 1944, la madre se deja convencer por una amiga para mandar a sus hijas al convento de las Hermanas de la Caridad. Allí, junto con otras 120 niñas judías, viven a la espera de que termine la guerra.

La narración, que respira verosimiltud, es sobria y tensa. Todo se cuenta desde la perspectiva de Susan, preocupada de cuidar de su hermana pequeña e inquieta por preservar su identidad judía entre las monjas. Tienen relieve también una prima mayor de Susan y una chica gitana que un día se une a ellas. Pero son personajes notables, sobre todos, la superiora y la hermana Agnes, una mujer alegre y comprensiva, de quien las niñas aprenden distintos modos de ser valiente.

El lobo rojo

Friedrich Karl Waechter

Lóguez. Salamanca (2011). 58 págs. Traducción: L. Rodríguez López.

Un perro recuerda su vida: después de nacer en una familia acomodada, siendo un cachorro se cayó de la carreta en que lo llevaban un día nevado de invierno; lo rescató una loba que lo unió a su camada, por lo que creció como un lobo. Cuando los lobos viajaron hacia el Oeste, igual que los que huían de la guerra, la loba cayó en una trampa y el perro quedó herido, pero una niña, Olga, lo recogió y pidió a su padre que lo curase. Se convirtió así en el perro de la niña pero un cartel, en ruso, avisa que ha crecido entre lobos. Nos enteramos entonces que es Olga la que está escribiendo su historia.

Relato sereno, que deja un poso de melancolía, pero que tiene fuerza, tanto en su argumento como en su composición gráfica. Muestra de modo realista el transcurso de la vida del perro y de los hombres con los que se ha relacionado. La narración alterna dibujos en color y dibujos en blanco y negro.

 

LIBROS JUVENILES


Un destino por descubrir

Clare Vanderpool

Molino. Barcelona (2011). 393 págs. Traducción: Anna Campeny Valls.

Primera novela de la autora. Se desarrolla en Manifest (Kansas), y sigue dos cursos paralelos en épocas distintas, 1918 y 1936. Abilene Tucker, una chica de doce años, tiene que pasar un verano en Manifest, el pueblo de su padre, cuando este ha de irse a trabajar a Iowa. En Manifest vive con el pastor Shady Howard, un tipo un tanto desarreglado pero acogedor. Abilene desea conocer el pasado de su padre, con el que ha vivido siempre vagabundeando de un lugar a otro, y va entrando en contacto con distinta gente del pueblo. Encuentra una cajita con objetos y cartas, entre las cuales hay una de 1917 en la que un tal Ned Gillen escribe a un amigo llamado Jinx hablándole del Merodeador. Esto despierta la curiosidad de Abilene, y ...

La narración toca muchas teclas: los misterios del pasado, la nostalgia de un hogar que siente Abilene, la rebelión de los débiles contra los poderosos, el dolor a causa de las separaciones, las escenas de pillería de chicos…

Están bien integrados los datos históricos y ambientales. El relato, a veces, suena un poco artificioso por estar demasiado literaturizado. Con todo, para ser una primera novela, es un debut más que sobresaliente, y la lectura es amena y capta el interés.

El secuestro

John Grisham

Montena. Barcelona (2012). 219 págs. Traducción: José Serra.

Segundo libro de la serie protagonizada por un chico cuyos padres son abogados y que aspira a serlo él también. No continúa la trama del primero, sino que viene a ser un paréntesis. April Finnemore, la amiga de Theo, desaparece por la noche, sin dejar rastro. Donde la policía no acierta sí lo hará Theo, ayudado por su tío Ike y un compañero de clase.

Para quien no hubiera leído el primer libro la narración contiene las aclaraciones necesarias sobre Theo, su familia y los ambientes en los que se mueve.

El relato es entretenido aunque no tenga una especial tensión. El seguidor de Grisham encontrará una escena típica en el enfrentamiento dialéctico entre Theo y un policía que intenta hacer valer su autoridad sin buenos argumentos. También verá cómo desarrolla, una vez más, uno de sus temas favoritos: Theo es un chico educado para “enfrentarse a la verdad a cara descubierta, a no guardarse nada dentro, a soltarlo todo y ya está: todo lo que pudiera venir después sería mucho mejor que mentir u ocultar la verdad”, pero cuando llega el momento las cosas no son tan sencillas.

Reyes de la basura

Andy Mulligan

Salamandra. Barcelona (2011). 219 págs. Traducción: Santiago del Rey.

Relato absorbente que se ambienta en una ciudad llamada Behala, donde hay un gran basurero en el que sobreviven muchas personas recogiendo restos. Los protagonistas son tres chicos que un día encuentran un bolso con un nombre, una llave y unas instrucciones dentro. La policía intenta recuperar ese bolso pero ellos callan y, siguiendo las pistas que tienen, acaban entrevistándose con un dirigente político encerrado en la cárcel y averiguando el origen real de la fortuna de un hombre poderoso.

La novela está narrada por quienes vivieron los hechos: los chicos y otros personajes. En este sentido buena parte del impacto de la narración se debe a su artificiosidad constructiva, y no hay duda de que resultan forzados algunos pasos del relato y ciertos aspectos del desenlace. Pero lo cierto es que tanto el hilo argumental como la sórdida vida en el basurero atrapan al lector: porque la historia tiene gancho; por la buena dosificación con la que llega la información y el encaje de los distintos modos de contar y puntos de vista; por el tono amable con el que se cuenta todo, con claridad pero sin ironía, con buen humor, y sin intentar azuzar en exceso la indignación del lector.

El santuario del pájaro elefante

Heinz Delam

Edelvives. Zaragoza (2011). 230 págs.

Viaje de unos científicos a una reserva natural del Congo. Cuando empiezan a suceder cosas raras, algunos averiguan que, además de los objetivos fijados, también van en busca de un animal del que se cree que casi no quedan ejemplares; que varios miembros de una expedición anterior fallecieron violentamente; y que sus vidas también están amenazadas por un misterioso y sanguinario grupo que trafica con animales en extinción.

Las pegas que se le podrían poner a la novela son algunos toques enfáticos de la narradora, que algunos personajes no son más que un esquema, y que suena un poco forzado el marco del relato —los motivos por los que Natalia va con su padre y sus explicaciones del epílogo—. Pero a su favor se pueden decir más cosas: la lectura es amena, pues es atractivo el núcleo argumental; el hilo narrativo tiene tensión y tanto el carácter como el comportamiento de Eloko están conseguidos; son buenas las descripciones e informaciones de tipo ambiental, sobre la fauna, la flora y los escenarios del lugar, ríos y selvas con lugares pantanosos traicioneros como los de algunas aventuras del pasado.

Ciudad de huérfanos

Avi

Bambú. Barcelona (2012). 394 págs. Traducción: Anna Cabeza.

Nueva York, 1893. Maks es un chico de trece años que vende periódicos. Tiene cinco hermanos. Agnes, una de sus dos hermanas, está enferma. Y su padre y su otra hermana, Emma, trabajan en una fábrica de zapatos. Pero Maks está amenazado por una banda liderada por un tal Bruno. A esto se suma que acusan un día a Emma de robar un reloj y la llevan a la cárcel. Con ayuda de una chica llamada Willa, Maks hará frente a estos dos problemas.

Argumento ameno y bien hilado. No sólo los momentos de acción, también las situaciones de vida cotidiana tienen intensidad; los personajes atraen y casi todos son creíbles. El tono coloquial y explicativo puede cansar un poco, pues el narrador usa con exceso expresiones tipo “te voy a contar...”, “no lo olvides”, “lo que quiero decir es que…”, etc.

Todo se cuenta en presente, con la intención de dar viveza e inmediatez a los incidentes y, sobre todo, a las descripciones, precisas y claras, de los ambientes de Nueva York: las viviendas donde se hacinaban muchos inmigrantes, la sordidez de las Tumbas (que era la prisión de Manhattan), la vida y el tráfico en las calles, los lujos del hotel Waldorf y sus novedades, sorprendentes para Maks.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.