Revolucionarios

Revolutionaries

Página 1

Autor: Joshua Furst

Impedimenta.
Madrid (2019).
418 págs.
24,50 € (papel) / 14,99 € (digital).
Traducción: Alba Montes Sánchez.

Comprar

Si la conciliación laboral siempre es complicada, conjugar la demolición de todas las convenciones sociales a fuerza de bufonadas con una vida familiar remotamente normal, supera las capacidades de cualquiera. Esta tensión entre una vida pública rodeada por la adoración de un ejército de desarrapados, hippies, drogadictos y soñadores, y una cotidianidad doméstica cada vez más conflictiva, es uno de los principales ejes de Revolucionarios. La segunda novela de Joshua Furst (Colorado, 1971), narrador, periodista y figura habitual de los circuitos de teatro alternativos en Estados Unidos, muestra en todos sus matices las intimidades del movimiento contracultural que quiso cambiar el mundo a golpe de guitarra.

Lenny Snyder, el protagonista, toma muchos de sus rasgos de Abbie Hoffman, líder social de los años 60 americanos, como una imagen del revolucionario para el que “pillarse un colocón y tocar los bongós en el parque era un trabajo, no una manera de pasar la tarde”. Esta actividad de agitación a tiempo completo tiene como cómplice a su mujer, Susan, y como testigo y principal damnificado a su hijo Freedom, que se convierte en el narrador de la biografía de su padre unas décadas después.

Tras unos años de esplendor alucinado, llega el día en que la fiesta de Lenny Snyder se termina: cuando la policía le detiene por traficar con drogas, abandona a su familia y pasa a la clandestinidad, condenando a su mujer y a su hijo a la lucha por la supervivencia en una Nueva York en la que queda poco rastro del flower power.

Con un tono más duro y sombrío, la novela se centra a partir de entonces en Susan y Freedom, y lo que hasta ese momento se leía como una oda a la alegre transgresión comienza a adquirir tintes melodramáticos. Con su caída, Snyder ha arrastrado a su familia a la marginalidad, rodeados de “superestrellas del arrabal, restos de la Factory warholiana” que no tardan en darles también la espalda, dejándolos en la soledad más descarnada.

Por encima del drama familiar que narra, Revolucionarios puede leerse también como una indagación sobre el precio que se cobra el compromiso político y, en último término, como un balance de los daños colaterales de las utopías.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.