Resident Evil Origins Collection

Página 1

Género: Survival Horror.
Plataformas: PC, PS4, Xbox One.
Desarrollador: Capcom.
Distribuidor: Koch Media.
PEGI: 18.
Contenidos: violencia, terror.
Idioma: voces en inglés, textos en castellano.
Precio: 39,99 € para consola, 29,99 € para PC.
Web oficial

Mientras prepara nuevas entregas de la franquicia Resident Evil, Capcom explota el filón de sus capítulos clásicos reuniendo las versiones remasterizadas de los dos primeros en un mismo disco.

La edición que se incluye de Resident Evil HD Remaster es idéntica a la de descarga digital lanzada hace un año, e incluso admite las partidas guardadas de ésta. La novedad, por tanto, reside en Resident Evil Zero HD Remaster, revisión lanzada a comienzos de año también en formato digital independiente.

Pese a su cifra, el capítulo 0 está pensado para jugarse tras terminar las entregas 1 y 2, debido a las revelaciones que contiene. Aquí el brote biológico parte de los lugares más remotos de la malvada corporación Umbrella y termina conectando con el incidente de la mansión de la primera entrega.

Se innova la fórmula clásica eliminando los cofres de almacenaje, con lo que los objetos permanecen donde se desechan (señalados en el mapa), y otorgando el control de dos protagonistas a la vez: Billy, un marine convicto, y Rebecca, la médica de la unidad S.T.A.R.S. Las distintas situaciones están pensadas para que ambos colaboren, puesto que sus inventarios son limitados y cada uno posee habilidades propias.

Si van juntos, se puede controlar a los dos, haciendo uso de todo el mando, o controlar a uno solo dejando que la máquina se ocupe (de forma competente) del otro. Los momentos más interesantes son aquellos en que deben manejarse por separado estando en lugares distintos, lo que eleva la tensión. Afortunadamente, alternar entre ambos es rápido, y en PS4 se realiza con comodidad pulsando en la pantalla táctil.

Las principales innovaciones de esta remasterización son tres. Por un lado, están los nuevos trajes para los protagonistas, una mera actualización estética opcional. Más relevante es la renovada galería de secuencias, que permite visionar los vídeos en orden cronológico. Pero la aportación más sorprendente es el Modo Wesker, en el que se maneja una versión futura del villano haciendo uso de sus habilidades sobrehumanas.

Como era de esperar, el acabado audiovisual mejora con respecto a la anterior entrega, con fondos nítidos y menús en formato panorámico, amén de las consabidas mejoras en modelados y luces. También se ha aprovechado para corregir los tonos verdosos del original de 2002 haciendo que los colores sean más naturales. El audio asimismo se potencia con una mezcla de 6 canales, y varias configuraciones de uso. En cuanto a fluidez, el juego no presenta tirones pese a moverse a 30 fotogramas por segundo (60 en PC) y hasta mejora los tiempos de carga en menús.

Desgraciadamente, y al igual que en la remasterización de la primera entrega, se mantienen los tiempos de carga entre habitaciones, las escenas de vídeo tienen los defectos propios de las originales de Gamecube, y al saltar entre planos conviene soltar el control un instante para que las direcciones se reconfiguren y sea cómodo de manejar. También se le pueden achacar un modo Wesker algo vago en su concepción, ya que se limita a sustituir a Billy por Albert sin siquiera darle su voz o alterar la trama, y la inexplicable ausencia de una opción para regresar al menú de selección de juego.

Con todo, se trata de las mejores versiones de dos juegos clásicos, aunque las novedades no sean relevantes más allá de lo técnico y estético. Apropiado para mayores de edad y amantes del terror, este recopilatorio es la mejor forma de hacerse con ambas remasterizaciones. Las dos entregas fomentan la gestión de recursos, la perseverancia y la resolución de problemas.

 

 


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.