Recuerdo de Alvaro del Portillo, Prelado del Opus Dei

Página 1

Autor: Salvador Bernal

Salvador Bernal
Rialp. Madrid (1996). 296 págs. 2.000 ptas.

Es este el primer libro sobre la vida de Mons. Alvaro del Portillo (1914-1994), principal colaborador del fundador del Opus Dei, el Beato Josemaría Escrivá, y su sucesor desde 1976 al frente de esa institución. Aunque la exposición se ordene cronológicamente y el autor cite numerosos testimonios y documentos públicos, no se trata de una biografía estricta. Como indica su título, Recuerdo, Salvador Bernal ofrece una semblanza de Alvaro del Portillo al hilo de momentos destacados de los que fue testigo directo, sobre todo entre 1976 y 1994, periodo en el que tuvo oportunidad de tratarlo más a fondo.

Desde esta perspectiva del testimonio personal, el escritor y periodista Salvador Bernal -que también realizó el primer ensayo biográfico sobre el Beato Josemaría- recorre momentos decisivos de la vida de Mons. Alvaro del Portillo, y muestra los rasgos de su personalidad, a la vez afectuosa y firme. Además de su talla humana y espiritual, en el libro se refleja el relevante papel que tuvo Alvaro del Portillo en el desarrollo del Opus Dei y en la historia reciente de la Iglesia. Su estrecha colaboración con el Beato Josemaría durante casi cuarenta años, sus relaciones con los Papas -de Pío XII a Juan Pablo II-, su destacada participación en el Concilio Vaticano II y en su posterior desarrollo, o su labor al frente del Opus Dei desde la muerte del fundador -expansión por numerosos países, erección en Prelatura personal, beatificación de Josemaría Escrivá...-, son descritos por Salvador Bernal con agilidad narrativa, precisión de datos y hondura de análisis. Todo ello, sin olvidar esos pequeños detalles cotidianos que reflejan el carácter del personaje e iluminan su actuación.

El libro presupone un cierto conocimiento de la historia del Opus Dei y de su fundador. Pero sirve también para profundizar en su espiritualidad, a través de la vida de una de las personas que mejor la han encarnado, y cuya figura ha podido quedar oculta para muchos tras la vigorosa personalidad del Beato Josemaría Escrivá. Bernal insiste sobre todo en la normalidad y en la fidelidad como principales coordenadas de la vida de Alvaro del Portillo. Según el autor, el que fuera Prelado del Opus Dei supo dar una respuesta fiel a lo que Dios le pedía, con el cumplimiento del deber diario y los detalles de atención hacia los demás. Esta normalidad no era óbice para que quienes le trataban advirtieran la entrega a su tarea pastoral y la calidad de su trabajo, con el que también sirvió a la Santa Sede y a las Iglesias locales. Por eso, la proyección de su figura está destinada a crecer.

Jerónimo José Martín

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.