aceprensa

EE.UU.: Baltimore abandona la gestión privada de escuelas públicas

Mejoraron los aspectos materiales y organizativos, pero no los resultados académicos


La novedosa idea de confiar a empresas privadas la administración de escuelas públicas, surgida en Estados Unidos hace tres años, ha sido abandonada en Baltimore (Maryland), la ciudad donde se aplicó por primera vez. Con este experimento, las autoridades educativas esperaban ahorrar en burocracia y ganar en eficiencia. Aunque ha habido claros progresos en los aspectos materiales y organizativos, no ha sucedido lo mismo con la calidad de la enseñanza.

Baltimore fue pionera en 1992 al encargar a la empresa Education Alternatives (EA) la gestión de nueve escuelas públicas, que luego pasaron a doce (ver servicio 88/92). Al principio, el cambio fue muy notorio: los centros estaban más limpios y funcionaban mejor, había más orden y bajó el absentismo. Pero el mes pasado, el ayuntamiento decidió rescindir el contrato.

El motivo inmediato es que EA rechazó una rebaja de siete millones de dólares en sus honorarios, deseada por el ayuntamiento para equilibrar el presupuesto educativo. En el fondo, las autoridades han terminado por pensar que las ventajas no valían el dinero que costaban. EA recibía 5.000 dólares por alumno, que se empleaban en administración, contratación de servicios, dotación escolar y conservación de edificios (la empresa no intervenía en los contenidos y métodos de enseñanza). Pero las mejoras materiales no se tradujeron en una subida apreciable de los resultados académicos, y la asistencia a clase volvió a estar como antes.

EA sólo gestiona escuelas públicas en Hartford (Connecticut), pero reducidas a 6, en vez de las 26 iniciales. Subsisten en otras ciudades norteamericanas algunos contratos del mismo tipo suscritos más tarde (ver servicios 175/931 y 100/942).