aceprensa

Xabec: un decisivo impulso a la FP


Sobre el barrio valenciano de Orriols no suelen publicarse buenas noticias1. Últimamente, sin embargo, un centro educativo concertado, Xabec, está haciendo que el prisma cambie y que el nombre del vecindario aparezca en la prensa por buenos motivos: la institución ha recibido dos premios relevantes por la labor que realiza en ese entorno y por su capacidad de innovación en Formación Profesional Dual.


(Actualizado el 1-12-2018)

La Comisión Europea acaba de distinguir2 a Xabec entre 3.000 centros de la UE, y lo mismo hizo en junio3 la Alianza para la FP Dual, una modalidad en la que está a la vanguardia. Promovido por miembros del Opus Dei, el centro valenciano ha graduado a más de 8.000 personas –de ellas, 2.200 en formación reglada–, y les ofrece valiosas oportunidades a los más desfavorecidos de la ciudad, entre quienes se incluyen jóvenes inmigrantes de África del Norte, de países al sur del Sahara y latinoamericanos.

La Comisión Europea ha premiado a Xabec entre 3.000 centros de la UE, por su labor innovadora

Los estudiantes tienen acceso allí a una formación de grado medio en materias como mantenimiento electromecánico, mantenimiento rodante ferroviario, instalaciones frigoríficas y de climatización, e instalaciones de producción de calor. En grado superior, entretanto, cuentan con las especialidades de mantenimiento de instalaciones térmicas y fluidos, y mecatrónica industrial.

Mientras los chicos aprenden, están en conexión constante con el mundo del trabajo, por lo que no es de extrañar que, en cuanto recogen el diploma, tienen a los empresarios ya esperándoles en la puerta.

La FP Dual da en la diana

Un reciente artículo de El País4 ilustraba la situación de la FP en España con algunas cifras y un ejemplo de los que quitan el habla: según refiere Juan Carlos Tejeda, director de Formación de la CEOE, “la industria en el País Vasco está buscando trabajadores fuera de España. Con las plazas actuales de FP no se cubre la demanda en sectores punteros como la industria 4.0”. Esto, dicho en un contexto en que el índice de paro sigue por encima de dos dígitos, parece una broma cruel.

El diario cita datos de varios estudios, y subraya que España tiene un 12% de escolarización en FP de grado medio, bastante por debajo del 26% del conjunto de los países que conforman la OCDE. Habría ya algunos avances, como un incremento de las matrículas en un 71%, comparado con una década atrás, pero para estar a la par de los más avanzados en Europa sería necesario crear 150.000 nuevas plazas. Y aquí, “la falta de empuje por parte de las Administraciones supone un lastre”, dice la articulista.

En Xabec, el estudiante aprende el oficio de modo práctico, “lo que reduce mucho el fracaso escolar: solo un 3%”

Xabec, con su adopción de la FP Dual, les ahorra a los empresarios valencianos los dolores de cabeza de sus pares vascos. Su programa combina la formación que se imparte en el aula con las prácticas en las empresas, y estas, a su vez, se implican en la configuración del currículo educativo, de modo que favorezca la inserción laboral del estudiante una vez terminada su preparación.

Sobre las ventajas de este modelo, Antonio Mir, director del centro, explica a Aceprensa que la empresa “gana en competitividad, porque incorpora una mano de obra ya formada y que conoce los procesos industriales. Las pérdidas y el desgaste que le supone a cualquier compañía contratar personas equivocadas, desaparecen”.

Asimismo, el contratante establece un mecanismo para reemplazar adecuadamente a trabajadores de alto rendimiento y calidad, y en lo que atañe al estudiante, este aprende el oficio de modo práctico, “lo que reduce mucho el fracaso escolar: tenemos solo un 3% en este indicador, muy por debajo de la media en nuestra comunidad autónoma”.

Muy “de izquierdas”, pero…

La conexión entre el aula y el puesto laboral se hace posible, en el caso de Xabec, a través del Foro de Desarrollo Profesional, “un ente –dice Mir– que agrupa a todas las empresas que de una manera u otra se relacionan con nosotros. Paralelamente, tenemos en el centro una oficina de empleo, oficialmente reconocida por la Consellería de Empleo [autonómica], a la que pueden acudir incluso quienes no son alumnos nuestros”.

Según explica, a través de la mencionada oficina, más del 90% de los estudiantes consigue un trabajo al terminar su formación. “En el Foro conocemos y vamos recibiendo información sobre los procesos de las empresas, sobre su situación respecto a la mano de obra que necesitarían, y ello va creando un flujo que nos permite ofrecerles el personal indicado”.

Con tan buenas cifras, el apoyo de una Administración autonómica “progresista” debería presuponerse. A fin de cuentas, ubicada en el barrio más pobre de Valencia, la institución educativa tiene un 25% de estudiantes de origen inmigrante y un 90% de su alumnado procede de hogares de bajos recursos económicos. Pero a la izquierda local no le gustan las iniciativas pro gente desfavorecida de quienes no piensan como ella.

A través de la oficina de empleo creada en el centro, más del 90% de los estudiantes consigue un trabajo al terminar su formación

“Xabec siempre ha colaborado con la administración educativa –apunta Mir–. Es más, para la ley de FP dual, nos pidieron nuestra opinión y participamos muy activamente. Pero recientemente nos han retirado varios conciertos educativos y no entendemos los motivos, pues existe clara demanda de esa mano de obra cualificada”.

“Ahora las empresas están pidiendo algunas especialidades y no hay ofertas. Solo un centro público en la ciudad ofrece las que nos han quitado de grado superior, por lo que hay jóvenes que se han quedado sin estudiar. Sin embargo, el argumento que nos han dado es que la oferta pública ya ‘cubría toda la demanda’. Por eso hemos reclamado. Supongo que en unos meses saldrá la resolución, y esperamos que será favorable”.

“Por favor, no quiten los conciertos”

Uno de los beneficiarios de esta iniciativa es Ayoub Bakhouch, quien llegó a España en un coche desde Marruecos en 2010. Tenía entonces 10 años y no muchas oportunidades. Hace tres años, sin embargo, que se forma en el centro educativo valenciano, del que tuvo noticias gracias a un educador.

“Le dije que quería estudiar electricidad, y él habló con un profesor de Xabec. Así entré, hice un curso medio, y ahora estoy en el grado superior de Mecatrónica. Para el futuro tengo previsto seguir estudiando y hacer una carrera universitaria: ingeniería mecánica. ¿Mi familia? Me dice que les parece muy bien. No esperaban que llegara a tanto”.

El apoyo que ha significado el centro para este joven, tanto en lo profesional como en lo personal –“me ha cambiado la vida”–, lo impulsó a escribirle a la Generalitat para solicitarle que no retiraran la financiación, pues “nunca hubiera podido pagarme los estudios si el centro fuera privado. (…) Les pido por favor que valoren mis circunstancias, sean responsables y no quiten los conciertos a Xabec”.

La carta tiene fecha 14 de junio. El gobierno “progresista” de la Comunidad Valenciana aún no ha respondido.