aceprensa

Dos canales europeos luchan contra la supremacía de la CNN

La televisión informativa busca audiencias internacionales


La Cable News Network (CNN) ya no se encuentra sola en su empeño por proporcionar información televisiva en todo el mundo las 24 horas del día a través del satélite y del cable. Desde este año, la CNN cuenta con dos claros competidores europeos: Euronews y el World Service Television (WSTV) de la BBC.

Nadie niega que la CNN tiene una amplia cobertura informativa. Pero es su enfoque claramente norteamericano el punto flaco en que los canales europeos pretenden apoyarse para ganarle la audiencia, dando a la información internacional una visión distinta. Aunque, desde luego, siempre será un punto de vista particular; en este caso, europeo. La CNN no se arredra, y ha aumentado en un 50% el dinero destinado a su división internacional para 1993. El principal cometido de esta división es adaptar la programación a las audiencias regionales. El 60% de las emisiones de la CNN International están realizadas para el exterior, y se pretende elevar esta cifra al 80% para finales de año. Además, la CNN está contratando en las diversas zonas en que opera periodistas autóctonos, que puedan dar a la información un sabor local.

Euronews es una aventura en la que se encuentran embarcadas las televisiones estatales de media docena de países de la Comunidad Europea, junto a Chipre, Egipto y Finlandia. Desde el 1 de enero sus emisiones de 20 horas diarias por cable y satélite llegan a toda Europa occidental, y en pocos meses se espera cubrir Europa del Este y el Norte de África.

Euronews utiliza el material proporcionado por las diferentes televisiones estatales, al que se añade voz en cinco idiomas: inglés, francés, alemán, español e italiano. Este sistema tiene la ventaja de abaratar la producción, pero la ausencia de corresponsales en directo da lugar a unos programas estáticos, a los que falta vida.

Otro problema para Euronews es que la agencia francesa Havas, que se iba a encargar de vender la publicidad del canal, se ha retirado en el último momento. El asunto está en los tribunales, y mientras tanto el canal emite sin la publicidad deseable. Además resulta difícil conseguir publicidad paneuropea: ya que los anunciantes acostumbran llevar a cabo campañas nacionales. La analista de medios de comunicación Rebecca Winnington-Ingram declara a Newsweek que "el mercado de televisión paneuropea tiene un volumen de 35 a 40 millones de libras al año. Si se divide entre dos o más canales, nadie obtendrá beneficios". Para este año, Euronews ha recibido 200 millones de francos franceses de subvenciones gubernamentales, pero la idea es que llegue a autofinanciarse.

La reputación del periodismo televisivo de la BBC es casi mítica, de modo que WSTV se puede convertir en una seria competidora de la CNN. WSTV se puede ver en todo el mundo con excepción de Australia y Sudamérica, áreas que espera cubrir a finales de este año. WSTV prevé sostenerse sin financiación gubernamental ni anuncios. El servicio se está ofreciendo gratuitamente a muchas compañías regionales que emiten por cable o por satélite: estos socios venden publicidad y un porcentaje va a parar a la BBC. Por ahora, WSTV no ofrece únicamente noticias y documentales, como la CNN, sino que alterna informativos y programas de esparcimiento.

También la televisión australiana tiene proyectos de expansión, aunque más modestos. La Australia Television International, a través de dos satélites propiedad del gobierno indonesio, quiere aumentar su radio de acción a Asia, y competir con tres canales norteamericanos que también cubren la misma zona. Con ocho horas de emisión, la programación incluirá noticias regionales, documentales, programas para niños y películas, y se tratará de dar a conocer al continente la realidad australiana. El gobierno australiano costeará la mitad de los gastos iniciales. Una de las preocupaciones de los políticos australianos es que algunas de las informaciones puedan molestar a los gobiernos extranjeros y que esto dé lugar a tensiones. Bruce Donald, director del proyecto, ha dicho que "no se dará un servicio de noticias censurado, pero se respetará la sensibilidad de nuestra audiencia".