aceprensa

Los suecos son los que tienen más vacaciones


Si ya Europa destaca por la amplitud de las vacaciones en comparación con otras regiones del mundo, los suecos son los campeones del descanso con 33 días de vacaciones pagadas al año. Tras Suecia vienen Alemania con 30 días, Italia con 28 y, en último lugar, Estonia con 20.

Estos datos de 2006, procedentes de un reciente estudio de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, no incluyen las fiestas oficiales.

Pero las exigencias económicas de un mundo globalizado obligan a Suecia, como a otros países europeos, a ir abandonando la tradición de tomarse un mes seguido de vacaciones. Para un sistema de producción moderno, parar la producción durante cuatro semanas equivale a dar una ventaja a los competidores. Así que cada vez es más común repartir las vacaciones en dos o tres periodos al año.

Si el cambio se consolida, muchos niños suecos pueden echar de menos unas largas vacaciones. Pero otros lo agradecerán, pues se sienten solos y aburridos durante la interrupción veraniega.

El BRIS, una organización sin fines de lucro que asiste a niños y adolescentes que se quejan de maltrato u otros problemas, ha anunciado que las llamadas y correos electrónicos recibidos este verano han sido un 8,6% más que en el verano del 2006.

De las 2.679 llamadas telefónicas y correos electrónicos enviados por adolescentes, el 24% se referían a conflictos familiares y el 20% a problemas entre el grupo de amigos. De cada 10 jóvenes que han tomado contacto con BRIS, ocho son chicas de 14 años.

Una chica de 13 años escribe: “Vacaciones de verano… aburridas… Como siempre no haré nada. Nunca he hecho nada en las vacaciones. He estado sola 10 semanas en casa, todas mis amigas salen de vacaciones al extranjero…”

Mientras que para algunos jóvenes las vacaciones significan descanso, planes con los amigos, viajes, diversión, para otros puede convertirse precisamente en un infierno. La mayoría de los que toman contacto con esta organización dicen que se sienten psíquicamente mal, que están solos. De cada cuatro de los que llaman una es una chica.

Los problemas más acuciantes son los referidos a conflictos familiares, pues es justamente en el verano cuando los chicos con padres separados se encuentran más solos. Para algunos el estar en casa se les hace insoportable.

Eva Waltré, coordinadora del servicio de apoyo del BRIS, refiere que algunos padres no encuentran el apoyo necesario para mantener entretenidos a sus hijos durante las vacaciones. Waltré sugiere que los municipios no cierren por vacaciones las actividades extraescolares y de entretenimiento que realizan durante el año.