Por primera vez, imanes y rabinos se reúnen para promover la paz

Rechazan la instrumentalización del nombre de Dios con fines de violencia política

Página 1

Conseguir que altas autoridades del judaísmo y del islam dialoguen y firmen una declararación común contra la instrumentalización del nombre de Dios con fines de violencia política, es toda una novedad. Lo ha logrado la fundación francesa Hommes de Parole, que del 3 al 6 de enero ha organizado en Bruselas el congreso internacional "100 Imanes y Rabinos por la Paz". El congreso, patrocinado por los reyes Alberto II de Bélgica y Mohamed VI de Marruecos, ha reunido a rabinos (entre ellos, unos cincuenta venidos de Israrel) y a representantes musulmanes de diferentes sensibilidades (chiíes, suníes, sufíes) y distintos países. Todos subrayaron los aspectos que unen a sus dos religiones para alcanzar un acuerdo duradero que les permita mostrarse como instrumentos de paz.

La declaración afirma "el compromiso de luchar para poner término al derramamiento de sangre y a los ataques contra personas inocentes, que ofenden el derecho a la vida y a la dignidad dado por el Todopoderoso a los seres humanos". Los firmantes hacen un llamamiento a que los fieles de ambas religiones "combatan el odio, la ignorancia, y sus causas", y a que construyan juntos "un mundo de paz, y de riqueza en la diversidad, en la que todos los credos y sus prácticas sean respetados y protegidos". Para ello, piden que "las congregaciones judías y musulmanas de todo el mundo dediquen regularmente sermones y transmitan a sus comunidades la importancia del respeto interreligioso y la reverencia a la vida humana bajo cualquier circunstancia".

Los congresistas decidieron además establecer un Comité de alerta permanente para las tres religiones monoteístas -cristiana, musulmana y judía- que analizará y registrará los brotes de intolerancia contra estos cultos. El Observatorio incluirá una célula de crisis que reaccionará cada vez que se presenten tensiones religiosas en el mundo, elaborando declaraciones comunes y enviando equipos de imanes, rabinos y sacerdotes para demostrar unidad en situaciones graves.

También acordaron los líderes musulmanes y judíos crear un programa de formación de imanes para afrontar situaciones de extremismo religioso o de tensión social. Otra iniciativa es establecer centros de investigación que busquen modos de estrechar los lazos entre las religiones.

En un mensaje a los participantes, el rey Mohamed VI subrayó que "nos compete a todos, y en primer término a nosotros mismos, honorables Imanes y Rabinos, ser solidariamente los defensores del derecho de los palestinos a vivir en paz, en la dignidad y la justicia, codo a codo con los israelíes reconciliados con sus propios valores judíos y con los fundamentos de la fe que compartimos".


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.