Pocos médicos para tantos pacientes mayores

La falta de personal para atención geriátrica dispara las alarmas en EE.UU.

Página 1

El número de profesionales sanitarios y trabajadores del área geriátrica es insuficiente y puede provocar una crisis en la atención de las personas mayores a medida que la población envejece en Estados Unidos, a menos que se apliquen soluciones rápidamente. Estas son las conclusiones del informe Retooling for an aging America: building the health care workforce, del Instituto de Medicina, entidad consultiva perteneciente a las Academias Nacionales de Ciencias.

Entre las iniciativas inmediatas para prevenir esa crisis, el estudio propone adecuar la preparación de los médicos y enfermeras de los centros geriátricos y ofrecerla también a familias y otros cuidadores informales -que ahora no reciben ningún tipo de instrucción-. Todo será poco para atender el creciente número de personas mayores de 65 años, que seguirá ampliándose al tiempo que los nacidos durante el baby boom se acerquen a la tercera edad. Según los datos aportados, unos 78 millones de personas superarán los 65 años entre 2011 y 2030.

Además de mejorar la competencia de los profesionales, el informe insta a potenciar el número de médicos, ya que el área de la geriatría presenta una gran escasez -muy pocos escogen esta especialidad- y sufre simultáneamente una alta tasa de rotación de otro tipo de trabajadores, como enfermeras, auxiliares de clínica y cuidadores personales.

El estudio señala como ejemplo que el número total de médicos en asilos y residencias es de 7.100 -uno por cada 2.500 ancianos- y que el 71% de las enfermeras cambia cada año de empleo. Según declaró a The Wall Street Journal John W. Rowe, presidente del comité que ha elaborado el informe y ex directivo de una de las grandes aseguradoras sanitarias, la escasez y la falta de preparación de personal “pone en evidencia lo poco que nuestra sociedad valora la experiencia necesaria para cuidar a los más frágiles y vulnerables, los ancianos”.

Otro de los incentivos propuestos por el Instituto de Medicina es subir el sueldo a los médicos especialistas en geriatría y a los trabajadores del sector. Los médicos geriatras ganaron una media anual de 163.000 dólares en 2005, frente a los 175.000 dólares que percibieron los internistas. En otras especialidades, como cirugía, radiología, etc. los sueldos pueden incluso doblar la primera cifra.

Algunas residencias de ancianos ya se han asociado con las escuelas y universidades donde estudian médicos y enfermeras para ofrecerles la posibilidad de realizar prácticas. Pero estos acuerdos son caros y exigen una dedicación de tiempo que a veces no se tiene, pues la mayoría de las residencias geriátricas son pequeñas y con insuficiente personal médico.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.