"Paren la guerra, vamos a vacunar a los niños"

Una campaña masiva en África Central ha permitido vacunar contra la polio a 16 millones de niños

Página 1

"Paren la guerra, por favor. Vamos a vacunar contra la polio a los niños". Esto es lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a cuatro países de África central (Angola, Congo, República Democrática del Congo y Gabón) para lanzar este verano la primera campaña de vacunaciones sincronizadas en la región. En tres oleadas de cinco días, en julio, agosto y septiembre, se trata de vacunar a 16 millones de niños. Los resultados ya conocidos de la campaña de julio permiten a la OMS hablar de éxito.

Durante las jornadas de vacunación, decenas de miles de agentes de salud (sólo en la República Democrática del Congo, más de 86.000) han ido de puerta a puerta para administrar a cada niño menor de cinco años la vacuna antipoliomielítica bucal. Bastan unas gotas de vacuna, administradas varias veces, para obtener una protección permanente.

La primera oleada de vacunación en cinco días de julio ha permitido vacunar a casi 16 millones de niños, de los cuales 3,6 millones en Angola, 628.000 en Congo-Brazzaville, 211.000 en Gabón, y 11,5 millones en la República Democrática del Congo.

La región del África central es uno de los últimos bastiones del virus de la polio salvaje. La trasmisión es particularmente intensa en Angola y en la República Democrática del Congo, donde se han registrado el 40% de los casos africanos en 2000.

La iniciativa para la erradicación mundial de la poliomelitis ha permitido reducir el número de casos notificados en todo el mundo de 350.000 casos en 1988 a 2.881 el año pasado, y el número de países afectados de 125 a una veintena a finales de 2000. El objetivo es certificar la erradicación de la polio para 2005.

La poliomelitis es una enfermedad muy contagiosa que ataca principalmente a los niños menores de tres años. El virus invade el sistema nervioso central, y puede provocar una parálisis total en pocas horas. En uno de cada 200 casos, la infección provoca una parálisis irreversible (de las piernas, por lo general). Entre el 5% y el 10% de los infectados muere cuando la parálisis afecta a los músculos respiratorios.

La campaña en África Central ha permitido comprobar que el principal obstáculo para la vacunación no es tanto la falta de medios como la inseguridad producida por los conflictos bélicos en la región. En la República Democrática del Congo, la asistencia de la Misión de Observadores de Naciones Unidas ha permitido transportar por avión las vacunas a las zonas tradicionalmente difíciles de acceso. En Angola, la Fundación Rotary International, que es uno de los patrocinadores de la iniciativa, negoció un alto el fuego temporal entre el gobierno y los rebeldes de UNITA, para que los agentes de vacunación pudieran acceder a las zonas controladas por la guerrilla.

Los conflictos en curso han impedido el despliegue completo de los equipos de vacunación en zonas de Angola y del Congo.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.