Padres brillantes, maestros fascinantes

Pais brilhantes, professores fascinantes

Página 1

Autor: Augusto Cury

Zenith. Barcelona (2007). 238 págs. 15 €. Traducción: Amalia Sato.

Augusto Cury es un médico psiquiatra brasileño y autor de unos cuantos libros de autoayuda que se han convertido en un éxito editorial. En concreto, de este libro dedicado a la educación se han vendido más de un millón de ejemplares en Brasil. También se ha traducido su obra Nunca renuncies a tus sueños.

Lo que más sorprende de este libro no son las ideas que el autor despliega, algunas muy sencillas y esquemáticas y otras bastante opinables. Lo que llama la atención de Padres brillantes, maestros fascinantes es el tono inequívocamente optimista que emplea el autor, quien se dirige a los padres y maestros para hacerles partícipes de su entusiasmo.

Para Cury, las fórmulas tradicionales están gastadas. Padres y maestros deben darse cuenta de que no basta con intentar ser buenos padres o maestros; lo que hoy se reclama es la apuesta por la excelencia, el único camino para romper moldes y revolucionar la educación. Escribe Cury, con bastante razón, que “si no reconstruimos la educación, las sociedades modernas se volverán un gran hospital psiquiátrico”, como ya está sucediendo entre los niños y los adolescentes, entre los que abundan los alumnos alienados, ansiosos, autoritarios, angustiados... Él reclama a los padres que eduquen en la sensibilidad y en las emociones, la mejor manera para educar en la vida. Sólo con esta “nutrición psicológica” los hijos sabrán enfrentarse convenientemente a los retos de esta sociedad.

Cury emplea el habitual estilo de los libros de autoayuda, con ideas sencillas y sugerentes que el autor encierra en frases lapidarias y efectistas para hacer mella en el ánimo de unos lectores que, quizás, necesitan esta vitamina literaria. Por ejemplo, “los buenos padres preparan a los hijos para los aplausos, los padres brillantes preparan a los hijos para los fracasos”; “los buenos maestros son temporales, los maestros fascinantes son inolvidables”. Como a veces sucede en este tipo de libros, el recurso al estilo poético convierte algunas frases en excesivamente tópicas o cursis: “Educar es ser un buscador de pepitas de oro que va tras los tesoros del corazón”.

La primera parte está dedicada a los padres, a los que anima a salir de los lugares comunes. Cuando se dirige a los maestros, reconoce las numerosas dificultades que obstaculizan su trabajo docente. Hoy más que nunca abundan los estudiantes hiperactivos, sometidos a lo que él llama “Síndrome del Pensamiento Acelerado”, que inunda de estímulos visuales y sonoros su inteligencia. A continuación, expone “los siete pecados capitales de los educadores”. Por último, Cury concreta sus aportaciones, un material para el debate educativo.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.