Otros estrenos (9 junio 2017)

Página 1

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 9 de junio.

Capitán Calzoncillos, su primer peliculón
Captain Underpants: The First Epic Movie

Director: David Soren. Guion: Nicholas Stoller, basado en los libros infantiles de Dav Pilkey. Animación. 89 min. Todos-jóvenes.

El canadiense David Soren (Turbo) dirige esta nueva producción de DreamWorks Animation, que adapta los populares libros infantiles en torno al Capitán Calzoncillos, del escritor e ilustrador estadounidense Dav Pilkey. En ellos se relatan las inagotables gamberradas escolares de dos chavales, Jorge y Berto, íntimos amigos desde la guardería, que conspiran en la casa que han construido en un árbol, donde también escriben y dibujan las surrealistas andanzas de un grotesco superhéroe que va siempre en ropa interior.

La película es ágil, ofrece varias secuencias divertidas –con ese singular humor a lo Bob Esponja– y elogia la amistad, la sensibilidad cultural, la creatividad artística, la incorrección política y la autocrítica desde el humor. Pero abusa de los gags gamberros y escatológicos, algunos de dudoso gusto. Además, su animación limitada tampoco aporta nada nuevo, aunque ciertamente es expresiva e imaginativa, sobre todo en su abigarrado cóctel de formatos y estilos. Jerónimo José Martín.

American Pastoral (Pastoral americana)
American Pastoral 2016

Director: Ewan McGregor. Guion: John Romano. Intérpretes: Ewan McGregor, Dakota Fanning, Jennifer Connelly, David Strathairn. 126 min. Adultos. (VXD)

Fallida adaptación de una novela de Philip Roth, ganadora del premio Pulitzer, que cuenta la triste historia de Seymour Levov, prototipo estadounidense, nacido para triunfar, cuyo mundo vuela por los aires cuando Merry, su hija única –adolescente en los años 1960– protesta por todo, pone en cuestión su mundo, milita por los derechos civiles, se une a grupos contestatarios y, al final, toma parte en actos violentos.

El debut de McGregor detrás de la cámara no ha sido afortunado; el guión contiene demasiada información sobre la época (guerra fría, personajes, psicoanálisis, racismo, manifestaciones…), y esta acumulación acaba dando lugar a sorpresas continuas, obliga a preguntarse qué está pasando y provoca saltos temporales y múltiples coincidencias. Por otra parte, ninguno de los personajes –todos excelentemente interpretados– convence o despierta excesiva simpatía. Diversas escenas suenan a falso, a tópico o incluso parecen ridículas. Fernando Gil-Delgado.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.