Otros estrenos (5 abril 2019)

Página 1

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 5 de abril.

La canción de mi padre
I Can Only Imagine

Directores: Andrew Erwin, Jon Erwin. Guion: Jon Erwin, Brent McCorkle (historia: Alex Cramer, Jon Erwin, Brent McCorkle). Intérpretes: J. Michael Finley, Dennis Quaid, Cloris Leachman, Madeline Carroll, Trace Adkins, Priscilla Evans Shirer, Brody Rose. 110 min. Todos.

En 2001 el single “I Can Only Imagine” se convirtió en el mayor éxito de ventas cristiano de la historia de la música estadounidense. Se vendieron más de dos millones de copias, estuvo durante mucho tiempo en el top 40 y es la única “canción cristiana” ‒así lo clasifican en Estados Unidos‒ que ha recibido el estatus de doble platino.

Ahora, la historia detrás de esta canción ‒la de su autor, Bart Millard‒, se ha convertido en película. Para Millard, maltratado por su padre de pequeño, la música era su vía de escape. Con los años, después de un hecho casi fortuito, se convierte en el vocalista del grupo MercyMe. Buscando en los recovecos de su interior, escribe esta canción, que es como un acto de redención y perdón. Película muy optimista, llena de esperanza, pero demasiado lacrimógena. Alguno dirá que es puro buenismo. Yo diría en su defensa que, tratándose de una historia real, alegra ver que hay gente buena. Jaume Figa i Vaello.

 

Mentes brillantes
Première année

Director y guionista: Thomas Lilti. Intérpretes: Vincent Lacoste, William Lebghil, Michel Lerousseau, Darina Al Joundi, Benoît Di Marco. 92 min. Jóvenes.

Lilti hace su tercera película de médicos aprovechando su experiencia personal. El relato sigue a dos chicos del curso preparatorio que estudian frenéticamente para sacar un buen número en la dura prueba –preceptiva en Francia– que permite elegir entre Medicina, Fisioterapia, Odontología y Farmacia.

Las películas precedentes ( Hipócrates –sobre un residente de primer año– y Un doctor en la campiña–un médico rural–) tenían más ritmo y trama: eran disfrutables por un público amplio. Mentes brillantes es un relato con pocos adornos que se atreve con un tema árido, sí, pero también popular y controvertido. Para mi asombro, la vieron un milllón y medio de franceses y fue número uno en taquilla. En el cine, la excepción cultural francesa funciona, vaya si funciona. Alberto Fijo.

 

Emboscada final
The Highway Men

Director: John Lee Hancock. Guion: John Fusco. Intérpretes: Kevin Costner, Woody Harrelson, Kathy Bates, John Carroll Lynch. 132 min. Jóvenes. Estreno en Netflix.

El director y guionista texano de 62 años John Lee Hancock escribió una de las grandes películas de Eastwood, Un mundo perfecto (1993), y dirigió Un sueño posible (2009), con la que Sandra Bullock ganó su Oscar a mejor actriz.

Hancock, con producción de Costner y 50 millones de la poderosa Netflix, cuenta los 100 días de dos rangers de Texas retirados que reciben en 1934 el encargo de cazar a Bonnie Parker y Clyde Barrow, unos asesinos y atracadores que muchos convirtieron en leyenda en la América de la Depresión. La película de grotesco título en español (el original tiene mucho sentido) está bien escrita y rodada. Los actores son excelentes. Quizá sobra metraje y hay alguna arritmia, probablemente consentida para eliminar la tentación del glamur criminal-policial y mirar los hechos con frialdad. En esa línea, hay secuencias magníficas. En 1967, la película de Arthur Penn mitificó a los criminales en una estilosa hagiografía. Ahora llega la desmitificación, cruda y amarga. Alberto Fijo.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.