Otros estrenos (30 agosto 2019)

Página 1

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 30 de agosto.

Quien a hierro mata

Director: Paco Plaza. Guion: Juan Galiñanes, Jorge Guerricaechevarría. Intérpretes: Luis Tosar, Xan Cejudo, María Vázquez, Ismael Martínez, Enric Auquer. 90 min. Jóvenes-adultos (VX).

Antonio, patriarca de un clan gallego de narcos, sale de prisión, pero una enfermedad degenerativa aconseja cuidados especiales. Contra pronóstico, elige ingresar en una residencia, para no mostrar debilidad en casa ante sus dos hijos, que desean tomar las riendas del “negocio” familiar, aunque les falta algo llamado sentido común. Allí el enfermero jefe Mario se toma excesivas molestias en atender al nuevo paciente, y es que algún misterioso hecho del pasado le liga a él.

Paco Plaza sigue creciendo como cineasta tras la inspirada Verónica. Aquí deja el terror para abonarse al thriller con una notable historia de odio y venganza que reconcomen el corazón y lo hacen pedazos, como señala el título del film, y hasta los amores más nobles se los llevan por delante. Luis Tosar hace un gran trabajo actoral, como suele. Y sobresalen los desconocidos Xan Cejudo –hace creíble el empeoramiento de salud del patriarca–, Ismael Martínez –el hijo más reflexivo– y Enric Auquer –el otro hijo, más impulsivo, que sabe encarnar el miedo cuando toca–, mientras que el punto de ternura lo pone María Vázquez, la esposa que ve venir demasiado tarde lo que le pasa a Mario. José María Aresté.

 

Anna

Anna

Director y guionista: Luc Besson. Intérpretes: Sasha Luss, Helen Mirren, Luke Evans, Cillian Murphy, Adrian Can. 119 minutos. Adultos (VX).

Si algo no se le puede reprochar al director francés Luc Besson es que se haya subido al tren en marcha del empoderamiento femenino en el sentido más físico, de artes marciales, que aparece hoy en muchas películas. Ya en Nikita (1990), una joven de 19 años se convertía en agente, en “arma mortífera”, que se podía deshacer de sus enemigos tanto a tiros como a mamporros. Lo repitió –envuelto en ciencia-ficción– en Lucy (2014) y ahora lo vuelve a hacer en Anna. También su nueva heroína va dejando un reguero de sangre y huesos rotos a base de tiros y porrazos.

La historia de recontraespionaje de la joven que se convierte en modelo para poder ser espía (o viceversa) es tan poco creíble que el guionista-director ha de recurrir a flashbacks al más puro estilo La casa de papel para “explicar” los inverosímiles giros de guion. La debutante Sasha Luss hace lo que hicieron sus predecesoras; y la veterana Helen Mirren consigue que el espectador no sepa si está realizando una parodia de la estereotipada oficial del KGB o si se toma en serio su personaje. José M. García Pelegrín.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.