Otros estrenos (12 mayo 2017)

Página 1

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 12 de mayo.

Alien: Covenant

Director: Ridley Scott. Guion: Michael Green, Jack Paglen, John Logan, Dante Harper. Intérpretes: Michael Fassbender, Katherine Waterston, Billy Crudup, Danny McBride, Demián Bichir, Carmen Ejogo, Jussie Smollett, Callie Hernandez. 123 min. Jóvenes. (VXD)

Tercera incursión del casi octogenario Ridley Scott en el universo Alien, cuando está a punto de estrenarse también la secuela de Blade Runner, su otro título mítico de ciencia ficción, del que es productor ejecutivo. La trama se sitúa entre lo ocurrido en Prometheus (2012) y Alien, el octavo pasajero (1979), cuando una nave que transporta a dos mil colonos hibernados a un lejano planeta parecido a la Tierra, sufre un accidente que obliga al androide Walter a despertar a la tripulación. Estos, tras solucionar el incidente, descubren otro planeta más cercano que podría servir a sus propósitos. No imaginan la amenaza Alien que les aguarda.

El guion combina la acción y los sustos con una atmósfera que trata de remitir al primer film, con reflexiones acerca de las limitaciones de los seres humanos, la evolución y el surgimiento de las civilizaciones, y de la tentación de las criaturas, que tienden a creerse superiores al que los creó –los androides más humanos que los humanos, al estilo de los replicantes de Blade Runner–, ello sin meterse en grandes honduras: se trata sobre todo de entregar un entretenimiento. Y aunque Scott no innove demasiado, cumple de sobra con lo esperado, desasosiego y ritmo trepidante más despliegue visual apabullante. José María Aresté.

 

Guardián y verdugo
Shepherds and Butchers

Director: Oliver Schmitz. Guion: Brian Cox (II). Intérpretes: Steve Coogan, Andrea Riseborough, Garion Dowds, Deon Lotz, Robert Hobbs, Marcel van Heerden, Nicola Hanekom, Lauren Steyn, Carel Nel, Brett Williams, Justin Munitz. 106 min. Jóvenes-adultos. (V)

Historia de ficción basada en hechos reales: en 1987, en Pretoria (Sudáfrica), un funcionario de prisiones asesinó a sangre fría a siete hombres. Los hechos son incuestionables; su abogado, designado de oficio, se esfuerza en comprender los hechos y defender a un hombre que no quiere ser defendido.

Guardián y verdugo es una notable película de juicios que recuerda a Pena de muerte, de Tim Robbins: la culpabilidad del acusado no ofrece la menor duda, pero una interesante trama judicial se convierte en un inteligente alegato contra la pena capital. Las escenas del corredor de la muerte son durísimas. Excelente el trabajo de Steve Coogan como abogado defensor. Fernando Gil-Delgado.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.