Otros estrenos (1 febrero 2019)

Página 1

Breves notas sobre algunas películas que se estrenan el 1 de febrero.

Verano del 84 
Summer of 84

Directores: François Simard, Anouk Whissell, Yoann-Karl Whissell. Guion: Matt Leslie, Stephen J. Smith. Intérpretes: Graham Verchere, Judah Lewis, Caleb Emery, Cory Gruter-Andrew, Tiera Skovbye, Rich Sommer, Jason Gray-Stanford, Shauna Johannesen. 105 min. Jóvenes. (VS)

Aquel verano, el imaginativo Davey Armstron propuso a sus amigos descubrir la identidad de un asesino en serie. Estaba convencido de que se trataba de su vecino –un policía–, de modo que se dedicaron a espiarlo.

Los creadores de Turbo Kid, una fantasía de bajo presupuesto que tuvo bastante éxito hace un par de años, han realizado una película nostálgica, que comienza como un homenaje a Los Goonies, pero que cobra un giro mucho más siniestro. Estos adolescentes no tienen el encanto de los Goonies o de los protagonistas de Stranger Things. La historia está narrada con más seriedad, los adolescentes hormonados –lenguaje soez incluido– son demasiado normales; pero el misterio funciona: el suspense es real, las dudas en torno a la identidad del asesino se mantienen hasta el final y, a medida que la trama avanza, el tono deja de ser el de Spielberg y se vuelve terrorífico. Fernando Gil-Delgado.

 

Todos a una
Chacun pour tous

Director: Vianney Lebasque. Guion: Vianney Lebasque, Frank Bellocq, Victor Rodenbach. Intérpretes: Ahmed Sylla, Olivier Barthelemy, Jean-Pierre Darroussin, Camélia Jordana. 94 min. Jóvenes. (SD)

Para no perder la subvención de la Federación y poder participar en los Juegos Paralímpicos de Sydney 2000, el entrenador del equipo francés de baloncesto ficha a siete falsos deficientes intelectuales y los une a los dos únicos verdaderos jugadores con discapacidad. Como era de prever, las cosas no salen como las había previsto.

Inspirada en penosos hechos reales, esta especie de Campeones a la francesa también subraya la dignidad y humanidad de cualquier persona –aunque tenga deficiencias físicas, psíquicas, intelectuales o afectivas–, al tiempo que arremete contra la moral del triunfo a cualquier precio. El conjunto se deja ver gracias a su acertado planteamiento y al buen trabajo de todo el reparto. Pero nunca alza el vuelo, padece varias arritmias y recurre en exceso al humor grueso, de modo que se queda lejos de las mejores comedias francesas recientes. Jerónimo José Martín.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.