Nueva York pagará más a los mejores profesores

Habrá incentivos por el progreso de los alumnos y por dar clase en escuelas difíciles

Página 1

La idea de dar incentivos económicos a los profesores en función del aprendizaje de los alumnos ha tropezado tradicionalmente con la oposición de los sindicatos. Sin embargo, en Nueva York se ha llegado a un pacto para implantar este sistema en escuelas públicas, de acuerdo con los sindicatos de profesores. Si el plan es aprobado por el estado, el cambio puede ser un poderoso respaldo a este sistema de retribución, ya que Nueva York es el mayor distrito escolar del país.

En Nueva York, como en casi todos los sitios, a los profesores se les paga en función de sus títulos académicos y de sus años de experiencia docente. En cambio, con este plan, del que informa Christian Science Monitor (13-11-2007), se pagará más a los profesores si los alumnos sacan mejores notas y también a aquellos que acepten dar clases en escuelas de mediocres resultados, donde hay gran necesidad de mejora.

Para vencer la resistencia de los sindicatos, el acuerdo centra los incentivos materiales más en la escuela que en profesores individuales. Las escuelas que mejoren los resultados, medidos sobre todo por las puntuaciones en los tests normalizados de ámbito estatal, recibirán un suplemento de 3.000 dólares por cada profesor o educador. El reparto de la suma total entre los profesores lo realizará un comité de cuatro personas (dos profesores elegidos por sus colegas, el director y otra persona designada por éste). La única prohibición es que se reparta en función de la antigüedad. Si el comité no se pone de acuerdo en cómo repartir el dinero, pierde los incentivos.

El plan de Nueva York ha buscado el respaldo de los sindicatos de profesores, lo cual se manifiesta en algunos puntos. Cualquier profesor de la escuela puede beneficiarse de los incentivos, y no solo los profesores de aquellas materias sometidas a tests (como matemáticas y lectura). Asimismo, los representantes de los profesores intervienen en el reparto. Además, la participación de las escuelas en el programa es voluntaria. Para que una escuela quede incluida debe votar afirmativamente el 55% de los profesores.

En el primer año el plan se ofrecerá a las 200 escuelas más pobres, con un coste de 20 millones de dólares. El dinero lo proporciona una alianza de empresas de la ciudad de Nueva York. El segundo año se ofrecerá a otras doscientas escuelas, y el municipio asumirá la financiación.

Al menos otros seis estados tienen programas de incentivos económicos a los profesores en función de la mejora de resultados, según datos que aporta Education Week (3-10-2007). El Departamento de Educación ha gastado casi 100 millones de dólares en promover esta idea con fondos federales. Pero en el pasado hubo programas piloto que se abandonaron, por oposición sindical o falta de financiación.

La experiencia indica que, para que el plan surta algún efecto, los incentivos deben ser sustanciales, al menos un 5% del salario del profesor, y todos los profesores de la escuela han de poder aspirar a ellos.

También se necesita que los profesores y sus sindicatos lo acepten. Los sindicatos son reacios a que los incentivos dependan exclusivamente de los resultados de los alumnos en los tests. En Denver, donde también hay un plan de este estilo, los aumentos salariales dependen de los resultados de los alumnos en los tests estatales y en los objetivos de clase que establece el profesor de acuerdo con el director.

Los críticos advierten que estos incentivos no conseguirán elevar los resultados de los alumnos, a menos que se facilite que los profesores mejoren su capacidad docente.

Algunas investigaciones han demostrado que la satisfacción y el índice de rotación del profesorado dependen también de otros factores no salariales, como el liderazgo del director, las oportunidades para progresar en la carrera docente, los recursos didácticos disponibles, la disciplina escolar, la intervención en la toma de decisiones.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.