Más católicos en el mundo, pero baja la práctica sacramental

Página 1

El número de católicos en el mundo ha pasado de 783 millones en 1980 a 1.228 millones en 2012, lo que equivale a un aumento del 57%. Pero la práctica sacramental se ha debilitado durante ese período en todos los continentes, sobre todo en Europa. Así lo indica un informe del Centro de Investigación Aplicada al Apostolado (CARA), de la Universidad de Georgetown.

Desde 1980, el número de católicos aumenta un 238% en África y un 115% en Asia; en Europa solo aumenta un 6%

El informe, titulado Global Catholicism: Trends & Forecasts, extrae los datos de varias oleadas del Anuario Estadístico de la Iglesia y de otras fuentes como el Anuario Pontificio o la Encuesta Mundial de Valores. Abarca un período de más de 30 años, y permite hacerse una idea de la evolución del catolicismo en el mundo.

El mayor crecimiento se debe a la natalidad

Entre 1980 y 2012, la población católica mundial ha sumado 400 millones de fieles. Pero el crecimiento es muy desigual según las regiones: Europa experimenta un aumento del 6% (de 271 millones en 1980 pasa a más de 289 en 2012), mientras el número de católicos crece un 238% en África (de 58 millones a 198) y un 115% en Asia (de 62 millones a 134).

El informe relaciona el menor crecimiento del catolicismo europeo con el declive demográfico: Europa ha pasado de tener una tasa de fertilidad de 2,16 hijos por mujer en 1980 –superior a la que garantiza el relevo generacional (2,1)– a una de 1,72. En algunos países europeos, como Alemania e Italia, ya hay más muertes que nacimientos. Y España podría sumarse en breve.

Por contraste, la tasa de fertilidad en el África subsahariana era de 5,15 hijos por mujer en 2012. Los autores del informe creen que el mayor crecimiento de católicos en África se debe más a la elevada natalidad que a la inmigración o a la evangelización.

Europa alberga al 13% de la población católica mundial y, sin embargo, cuenta con el 55% de las parroquias y el 45% del clero

Más parroquias y sacerdotes, salvo en Europa

Donde más rápidamente crece la población católica, también aumenta el número de parroquias. En África y Asia, se han duplicado desde 1980. En las dos Américas aumentan un 25%, y en Oceanía un 5%.

El único continente que rompe la tendencia es Europa, que ha tenido una pérdida neta de 16.669 parroquias (-12%). Con todo, las cifras del resto de regiones compensan las de Europa, y en todo el mundo la Iglesia suma 15.237 nuevas parroquias.

Lo mismo ocurre con el número de sacerdotes. Entre 1980 y 2012, Asia suma 32.906 nuevos sacerdotes; África, 22.787; las Américas, 2.792. Pero el clero mundial solo aumenta en 713 sacerdotes, debido a que Europa pierde 56.830 sacerdotes en ese período y Oceanía 942.

Una consecuencia de este vuelco es que “cada vez es más frecuente que sacerdotes africanos y asiáticos vayan a ejercer su ministerio a Europa, Estados Unidos y otros lugares donde no hay suficientes sacerdotes nativos para regir las parroquias”, dice el informe.

También da que pensar sobre la distribución de los “recursos”. En 2012, Europa solo albergaba al 13% de la población católica mundial y, sin embargo, contaba con el 55% de las parroquias y el 45% del clero. No obstante, el CARA advierte que sería un error imaginarse a la Iglesia como una multinacional que puede recolocar su personal sin tener en cuenta la autonomía de las Iglesias locales.

El 70% de los católicos africanos asisten a misa al menos una vez por semana, frente al 20% de los católicos europeos

Desciende la práctica sacramental

Otro dato para ver la vitalidad del catolicismo en el mundo es la práctica sacramental. En números absolutos, las mejores estadísticas corresponden a Asia y a África. Desde 1980 hasta 2012, han crecido sin interrupción los bautismos de niños y de adultos; las primeras comuniones, las confirmaciones y los matrimonios.

Por ejemplo, los matrimonios canónicos en Asia pasan de 381.697 en 2008 a 626.380 en 2012, lo que supone un aumento del 64,1%. En África el aumento es del 87%. En el extremo opuesto está Europa: pasa de 1,5 millones en 2008 a 650.000 en 2012.

Ahora bien, si miramos esas estadísticas teniendo en cuenta el aumento de población católica en cada región, se observa que el porcentaje de católicos que reciben los sacramentos ha disminuido en los cinco continentes durante ese período.

Y no solo eso: esta perspectiva permite matizar el grado de arraigo de la fe en cada continente. El caso más llamativo es el de los matrimonios canónicos en África: pese a que aumentan en números absolutos, siguen siendo pocos: 1,7 por cada 1.000 católicos, frente a lo que ocurre en Europa (2,3 por cada 1.000 católicos) o en Asia (4,7 por cada 1.000).

El informe atribuye el retraso de la práctica sacramental en África –en comparación con sus buenas cifras de crecimiento–, entre otros factores, a la lejanía de las parroquias, que hace más difícil la preparación para los sacramentos. Con todo, esa lejanía no impide al 70% de los católicos africanos asistir a misa al menos una vez por semana, frente al 20% de los católicos europeos que practican con la misma asiduidad.

Fuente: Centro de Investigación Aplicada al Apostolado (CARA)


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.