Máximo riesgo

Cliffhanger

Página 1

Director: Renny Harlin

Director: Renny Harlin. Intérpretes: Sylvester Stallone, John Lithgow, Janine Turner.

Máximo riesgo es otro ejemplo -junto a Parque Jurásico, El último gran héroe...- de una de las tendencias del cine norteamericano de los últimos años: la realización de películas de gran presupuesto, hechas de modo que al público no le dé igual verlas en la pantalla grande o en vídeo, por la espectacularidad de sus imágenes. Este film supone además la vuelta de Sylvester Stallone al cine de acción tras sus fallidos intentos en la comedia con Oscar y ¡Alto, o mi madre dispara!

Walker (Sylvester Stallone), un intrépido alpinista, no logra evitar la muerte en la montaña de la novia de Tucker (Michael Rooker), su mejor amigo. Abrumado por su posible responsabilidad en la tragedia, tendrá ocasión de redimirse ante su amigo. En efecto, unos tipos perdidos en las Montañas Rocosas piden auxilio. Pero cuando acude en su ayuda descubre que son unos peligrosos delincuentes que han sufrido un accidente aéreo, y que quieren valerse de los montañeros para encontrar tres maletas que contienen cien millones de dólares. Walker conseguirá escapar, pero deberá rescatar a Tucker, a quien toman como guía.

La principal debilidad del film reside en su guión, firmado por Michael France y por el propio Stallone. La idea de partida es válida, pero no se ha desarrollado bien. Los diálogos resultan pobres, y lo mismo sucede a los personajes que los pronuncian. Esto se hace especialmente evidente -rozando el ridículo- en el nutrido grupo de malvados, que parecen no pensar en otra cosa que en matarse entre ellos del modo más rápido posible.

En cambio, las imágenes de ciertas escenas, en el magnífico marco de los Alpes Dolomitas, son sencillamente increíbles. Complicados movimientos de cámara en los que parece que es la montaña la que se mueve, escaladas, aludes, la pelea de Stallone con un helicóptero (¿reminiscencias de Rambo?), son controlados con habilidad por el finlandés Renny Harlin (La jungla 2: Alerta roja).

En general predomina la acción, aunque en algún momento se da una desagradable violencia. La película se deja ver y hasta se disfruta; pero deja la irremediable sensación de que podía haber dado mucho más de sí. Al menos eso prometía el magnífico trailer de promoción del film, a cuyas imágenes acompañaba la música del Dies irae del Requiem de Mozart.

José María Aresté

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.