Los tendidos eléctricos no son un riesgo para la salud

Los científicos no encuentran relación entre la exposición a los campos electromagnéticos y el cáncer

Página 1

La alarma sobre los posibles efectos cancerígenos de los cables de alta tensión ha alimentado durante años polémicas periodísticas, manifestaciones y litigios ante los tribunales, sobre todo en Estados Unidos. Ahora un equipo de 16 científicos del Consejo Nacional de Investigación de Estados Unidos -organismo de la Academia Nacional de Ciencias- ha presentado un informe según el cual "las pruebas disponibles no demuestran que la exposición a los campos electromagnéticos suponga riesgos para la salud humana". El equipo examinó durante tres años más de 500 investigaciones sobre el asunto.

Este informe contradice algunos estudios que durante años han relacionado los campos electromagnéticos con el cáncer. Es el caso de Denver, donde en 1979 médicos epidemiólogos afirmaron que los niños que vivían cerca de tendidos eléctricos eran más propensos a enfermar de leucemia (cáncer de médula): entre estos niños los enfermos eran uno de cada 20.000, cuando habitualmente la enfermedad la padecían uno entre 30.000. Estudios posteriores vincularon los casos de leucemia a dos factores, la potencia y la cercanía de los tendidos eléctricos a los hogares de los niños.

Pero ahora los investigadores afirman que lo que hay que medir es la intensidad de los campos dentro de los hogares y no el tamaño o localización de los tendidos. Han observado que al medir los campos, estos no son más potentes en los hogares con algún caso de leucemia que en los hogares sin este tipo de enfermos.

También hacen notar que los vecindarios con altas concentraciones de tendidos eléctricos suelen estar habitados por clases sociales pobres, tener altos grados de contaminación y estar densamente poblados. Esto eleva el número de posibles factores que pueden provocar la enfermedad.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.