Contrapunto

Los próximos nuevos ricos

Página 1

Contrapunto

En el año 2010, los "siete grandes" de la economía mundial serán Estados Unidos (aunque su PIB representará el 17% del mundial en vez del 26,5% actual), China, Japón, Taiwán, Rusia, Alemania y la India, seguidos a corta distancia por Indonesia y después por Francia. ¿Y Canadá, Reino Unido e Italia? Búsquese por debajo del décimo puesto. Al presentar estas proyecciones, con ocasión de la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, Barings Securities, una de las principales firmas de inversión mundiales, ha provocado una situación embarazosa entre las viejas potencias industriales del "Grupo de los Siete".

Como toda proyección, también ésta es discutible. Pero no hay que olvidar que los especialistas de Barings pasan por ser unos de los mejores analistas de la situación económica mundial y de los "mercados emergentes" de Asia. Y es indiscutible que las tasas de crecimiento más espectaculares se están dando en estos países asiáticos, que acaparan ya el 40% de los flujos de capital procedentes del sector privado.

Así pues, los nuevos ricos del próximo siglo saldrán de la categoría de lo que hoy llamamos países en desarrollo. Esto contrasta con uno de los clichés más repetidos de las previsiones sobre la población mundial. Se nos advierte que, de aquí al año 2025, el 95% del aumento de la población mundial corresponderá a los países en desarrollo. Esto acentuará el desequilibrio entre el Norte rico, con una natalidad "civilizada", y los países del Sur, con su natalidad desbordante que les mantiene en la pobreza. Se nos transmite así la imagen catastrófica de un mundo rico como fortaleza asediada por una multitud de pobres. Con el mensaje de que el problema prioritario es atajar el crecimiento de la población entre los pobres.

Pero no vivimos en un mundo estático, donde países ricos y pobres van a ser siempre los mismos. Basta recordar que hace cincuenta años bastantes de los que hoy llamamos países industrializados eran países en vías de desarrollo. Entonces Japón o Alemania empezaban a reconstruirse entre los escombros. ¿Por qué pensar que el mal llamado Tercer Mundo está condenado al subdesarrollo?

Las proyecciones de Barings Securities nos hablan de un mundo cambiante, en el que países que no pertenecen a Europa ni a Norteamérica tendrán una influencia creciente en la economía mundial. Y entre ellos se encuentran algunos -China, India, Indonesia- cuyo peso demográfico les permite estar entre los grandes. Y es que, con tanto hablar del "problema demográfico", a veces olvidamos que la población es un recurso.

Ignacio Aréchaga

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.