Los pilares del cielo

Página 1

Autor: Eduardo Gris

Rialp.
Madrid (2019).
278 págs.
15 €.

Comprar

Eduardo Gris es doctor en Literatura Comparada y experto en poesía amatoria. Ha publicado varias obras de narrativa. Los pilares del cielo es una novela para todos los públicos que gustará especialmente a los jóvenes. Pero no estamos ante una de esas historias que proliferan en la literatura juvenil: amistades de instituto, amores pasionales y juveniles, obsesión por cuestiones superficiales… Aunque en esta novela aparecen de pasada algunos de estos elementos, de manera deliberada esquiva el autor los ingredientes más tópicos del género y escribe una inteligente y poderosa narración sobre el proceso de conversión religiosa de su joven protagonista, Aarón.

Las circunstancias económicas obligan a la madre de Aarón a trasladarse de Madrid a Mejorada del Campo, una localidad cercana. Aarón debe abandonar a sus antiguos compañeros y a una medio novia muy ocasional. En Mejorada, en el instituto, entra en contacto con un grupo de amigos que le lleva lentamente a replantearse su vida y a dar un giro a sus sentimientos y actitudes. El punto de contacto con estos nuevos amigos es la ayuda que prestan a Pablo en la construcción de una singular “catedral” en plena Mejorada, suceso real que tiene un peso específico y simbólico en la novela.

Aarón no acaba de entender la locura que Pablo, el responsable de la “catedral”, lleva a cabo por unos ideales religiosos. Sus inquietudes vagamente existenciales encuentran eco en Hans, compañero de instituto, un polemista nato gracias a su nivel intelectual. Las conversaciones que mantienen, en las que participan otros compañeros, son apasionantes, propias además del mundo adolescente, aunque los argumentos que se manejan y los temas, profundos, se alejan de cuestiones epidérmicas y derivan hacia el deseo de encontrar un sentido a la vida. Aarón descubre de pronto otros puntos de vista sobre cuestiones que él siempre había enfocado de manera simple en una única dirección: la ausencia de sentido y su pasmosa ignorancia religiosa. También contribuye a incrementar su crisis la tímida y creciente relación que mantiene con Carmen, compañera de instituto que colabora con las actividades del templo de Mejorada.

Con gran calidad literaria, con momentos muy amenos, con personajes de carne y hueso y con un lenguaje pegado al mundo de los jóvenes protagonistas, Gris ha dado forma a una sobresaliente novela que puede ayudar a los lectores a replantearse cuestiones de gran calado de una manera natural, sin moralejas ni soflamas, siendo testigos cercanos de las dudas y certezas de los protagonistas, que desean una vida más completa, solidaria y generosa. En este sentido, al autor aborda un tema casi inédito en la literatura contemporánea para adolescentes: una visión de la experiencia religiosa humana, cordial, plena, nada cursi ni sarcástica, con personajes sacados de la vida real.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.