Los derechos de los deportistas y la cruzada antidopaje

Página 1

El modo de desarrollar la cruzada antidopaje en el deporte conduce a menudo a no respetar derechos elementales de los deportistas, dice el periodista Klaus Wiel en Spiked.

“En nombre de la guerra contra las drogas, un gran número de personas están obligadas a vivir bajo un sistema de vigilancia tan estricto e invasivo que sería de esperar que fuera denunciado por grupos defensores de los derechos humanos como Amnistía Internacional”. Son los deportistas.

Wivel recuerda el régimen que han soportar. “En primer lugar, deben informar de su paradero a las autoridades antidopaje en todo momento y, en segundo lugar, deben estar disponibles al menos una hora cada día para someterse a un test. Los atletas que dejan de notificar por tres veces a las autoridades su paradero pueden ser castigados con una suspensión por dos años, lo que es suficiente para liquidar su carrera”.

Los deportistas están obligados a proporcionar muestras de sangre y de orina, bajo petición de los controladores en cualquier momento, lo cual puede dar lugar a situaciones humillantes, algunas de las cuales describe Wivel.

Cuando un deportista es acusado, es presentado como culpable ante la opinión pública. Los periodistas deportivos no suelen estar familiarizados con cuestiones complejas que suponen conocimientos científicos, jurídicos y psicológicos, de modo que atletas que son sospechosos de dopaje con indicios poco consistentes pueden ser destrozados por los medios.

Los atletas se encuentran sometidos a un sistema en el que las autoridades antidopaje actúan como fiscales, jueces y jurados, castigando violaciones basadas en tests discutibles que ellas mismas han certificado, y sin apenas posibilidades de apelación a tribunales externos.

Michael Joyner, profesor de anestesiología y experto en dopaje, explicó bien la situación al decir: “La guerra contra el dopaje es como una pequeña versión de la guerra contra el terrorismo. Cuando luchas de un modo que destruye los valores que pretendes defender, la pérdida es doblemente funesta”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.