Libertad, Gracia y Destino

Freiheit, Gnade, Schicksal

Página 1

Autor: Romano Guardini

Palabra.
Madrid (2018).
336 págs.
19,90 €.
Traducción: Sonsoles Aramburu Carmona.

Comprar

En Libertad, Gracia y Destino, Guardini reflexiona sobre la existencia del hombre, entendida no como una serie de hechos aislados, sino como conjunto de relaciones y circunstancias entre las que está siempre presente la acción de la gracia. Como es habitual en él, trata de superar los dualismos y las contraposiciones. Por ejemplo, a diferencia de lo que hoy parece suponerse, explica que no hay oposición entre la condición libre del hombre y la renuncia u obediencia.

Para comprender este ensayo es importante tener en cuenta la noción de orden creado y la continuidad entre naturaleza y transcendencia. De otro modo, se podría falsear la libertad, como ocurre en esa concepción equivocada, pero muy común en la actualidad, que supone que la libertad exige la adecuación de la naturaleza a los imperativos humanos, y no la aceptación de la realidad creada.

Pero ¿qué es la gracia? Para el teólogo alemán, no constituye una realidad paralela, sino, como para Santo Tomás, la perfección gratuita de la naturaleza, que la configura y le aporta su pleno sentido. Con su empeño por subrayar los “contrastes”, profundiza Guardini sobre el que existe entre la finitud humana y su llamada a participar en la vida divina, precisamente a través de la gracia.

El destino, el último de los temas de los que se ocupa, es aquello que, aunque se encuentra más allá de nuestra comprensión, se va configurando gracias a las decisiones y acciones de la persona. No anula la libertad. Adquiere además un cariz más profundo a la luz de la verdad revelada. Así, en la vida de Cristo el destino no se despliega como algo impuesto por la fuerza, sino como la voluntad de Dios Padre, querida en obediencia por el Hijo. Para el creyente, afirma, el destino aparece como providencia, no como violencia que reprime los deseos del individuo.

En estas páginas se manifiesta la actualidad de Guardini, así como su condición de filósofo, sacerdote y predicador. Mantiene un tono cercano, familiar, que invita al lector a reflexionar sobre su propia vida y a dotarla de profundidad.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.