The Legend of Zelda: Majora's Mask 3D

Página 1

Género: aventuras/rol.
Plataforma: 3DS.
Desarrolladora: Nintendo.
Distribuidora: Nintendo España.
PEGI: 12.
Contenidos: violencia.
Idioma: textos en español.
Precio: 39,95 €.
Web oficial

Lo bueno y lo malo de hacer un Zelda es que desde el principio vas a contar con el cariño de millones de jugadores, pero vas a tener que sufrir miles de comparaciones, sobre todo si sales al mercado con la promesa de ser el digno sucesor de uno de lo mejores juegos de la historia: The Ocarina of Time. Y así pasó con Majora’s Mask, un grandísimo título que, en su momento, sucumbió a su hermano mayor.

Pero por fortuna el tiempo ha pasado, los ánimos se han calmado, Nintendo ha hecho los deberes y ha logrado entregar una versión actualizada para la 3DS. La trama sigue los hechos de la obra maestra con Link buscando a Navi por los bosques de Hyrule. Sin embargo, este viaje no tarda en torcerse y, debido a una serie de acontecimientos, acabaremos en las tierras de Términa, un mundo paralelo, amenazado por una gigantesca luna que amenaza con estrellarse contra este mundo y destruirlo en tres días, lo que por supuesto debemos evitar gracias a nuestra capacidad para alterar el tiempo.

No faltan los agobios, pues aunque este poder nos da cierta ventaja, al jugar con el tiempo perderemos los avances que hayamos logrado. Lo que parece una misión imposible o tremendamente repetitiva no lo es gracias a un diseño de niveles y atajos sencillamente brillantes, aunque algunos retos podían haberse retocado o incluso haber incluido alguno más.

Al igual que ocurre en el cine, una buena historia en los videojuegos depende de un guion bien contado, personajes con los que empatizar, poder entender y cuya interacción con el protagonista sea natural. En este juego los hay, y muchos, y todos ellos aportan algo, aunque en un comienzo algunos parezcan irrelevantes. Todo esto, sin contar con ítems, como las máscaras, que ayudan a sacar todo el provecho de un juego a la altura de Zelda.

Lo cierto es que su tono es más oscuro y complejo que Ocarina of Time, y gracias a eso se diferencia de este y tiene personalidad propia. Además su uso de las 3D es impresionante, incluso mejor que Ocarina of Time, que ya era sobresaliente.

Que nadie se engañe: aunque por su propio diseño no hay elementos que lo alejen del público joven, es todo un Zelda: lo disfrutarán más los fans de toda la vida de la saga.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.