Las familias numerosas entran en la política española

Página 1

La Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) está manteniendo una ronda de conversaciones con partidos de distinto signo para impulsar las ayudas a las familias, en especial a las que tienen 3 o más hijos. Hablamos con su director ejecutivo, Raúl Sánchez Flores, sobre las propuestas que están teniendo mejor acogida.

(Actualizado el 13-03-2015)

Sánchez, experto en políticas familiares, ya se ha reunido a nivel nacional con el PP, el PSOE, CiU, UPyD, PNV… Y en breve espera hacerlo con Ciudadanos, Podemos y VOX, tres partidos que en los contactos preliminares –con VOX ha tenido, además, reuniones locales– le han causado buena impresión. Los ve dispuestos a “romper el tabú de las políticas familiares” y con “menos prejuicios”. Un tabú que ha situado a España a la cola de Europa en materia de ayudas a la familia.

Mejoras para las familias numerosas

Pero algo está cambiando en la política española. Y ahora los partidos “están de acuerdo en que es necesario dar un giro: todos son conscientes de que hay que invertir en familia, del mismo modo que hay que invertir en infraestructuras. Y nadie se asusta de que las autopistas cuesten dinero”. La diferencia está en la velocidad: “Los que no tienen responsabilidades de gobierno quieren ir más rápido, y quizá les falta explicar mejor de dónde van a sacar los recursos”.

Aquí Sánchez rompe una lanza a favor del gobierno. “Por primera vez, las familias numerosas han entrado en el IRPF estatal”, dice en alusión a la nueva deducción de 1.200 euros por familia numerosa (2.400 si es de categoría especial) y que, desde el 7 de enero, puede solicitarse de forma anticipada a razón de 100 euros al mes.

Los partidos quieren retirar los obstáculos al deseo de tener hijos, y apoyar las medidas de conciliación

Las familias numerosas podrán acumular esta deducción con otra de 1.200 euros prevista en la reforma fiscal para las familias con ascendientes o descendientes discapacitados a cargo. Ambas serán compatibles con la deducción que perciben actualmente las madres trabajadoras con hijos de 0 a 3 años.

Tras el último ajuste realizado por el gobierno, también tienen derecho a las deducciones de 1.200 euros en el IRPF las familias monoparentales con al menos dos hijos y, a petición de la FEFN, los pensionistas o parados con prestación por desempleo que tengan a su cargo una familia numerosa o personas con discapacidad.

Otro cambio que ha beneficiado a las familias numerosas es la decisión del gobierno de mantener las ayudas hasta que el último hijo cumpla los 21 años o los 26 si está estudiando. Lo que evitará que los hermanos pequeños pierdan las ventajas que otorga esta categoría: becas de estudio, reducción de las tasas universitarias, descuentos en transporte… (cfr. Aceprensa, 19-07-2013).

Propuestas que unen

En sus conversaciones con los distintos partidos, Sánchez ha detectado dos grandes áreas de consenso: quieren retirar los obstáculos al deseo de tener hijos –o por lo menos evitar una fiscalidad que lo penalice–, y apoyar las medidas de conciliación entre vida familiar y laboral. Son dos caras de la misma moneda, pues ambos enfoques pretenden “atajar el problema del invierno demográfico”.

Hay que tener en cuenta que la tasa de fecundidad en España es actualmente de 1,26, cuando la sustitución de generaciones exige un mínimo de 2,1 hijos por mujer. Los nacimientos han ido bajando en los últimos cinco años, hasta situarse en 425.390 en 2013. Se echa en falta especialmente el tercer hijo: si los nacimientos de terceros hijos o posteriores suponían el 26% del total en 1980, en 2012 equivalen al 10,5%.

También hay acuerdo entre los partidos en algunas medidas concretas, como las prestaciones económicas directas a las familias que tienen más personas dependientes a su cargo. Y se ven con buenos ojos las “empresas familiarmente responsables”, un aval de la Fundación Másfamilia, organización creada al amparo de la FEFN y que luego cobró vida propia.

Las familias numerosas reivindican el criterio de renta per cápita familiar en todas las ayudas públicas y las prestaciones

La FEFN también ha creado un sello de “turismo familiar” para distinguir a aquellos hoteles, casas rurales y campings que mejor se adaptan a las necesidades familiares (precio, instalaciones, posibilidades lúdicas y culturales…). Ya existían iniciativas similares en algunas comunidades; la diferencia es que ahora son las familias y no las administraciones las que deciden cuáles son los alojamientos más idóneos.

Algunos políticos han visto aquí una oportunidad. Hace unos días, por ejemplo, el presidente del Grupo Popular en el ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, propuso que la ciudad de Barcelona se sume a esta iniciativa.

Compensar a los que aportan más

En este nuevo clima de mayor interés por la familia, la FEFN presentó hace unos meses 100 medidas de política familiar para dar pistas a los distintos partidos. De las 100, Sánchez destaca tres:

– Aplicar el criterio de renta per cápita familiar (tener en cuenta el número de hijos y no solo los ingresos totales) en las ayudas públicas y en los suministros del agua y la electricidad, entre otras prestaciones. El gobierno vasco adoptó el año pasado el criterio de “renta familiar estandarizada” para tener en cuenta circunstancias familiares como número de hijos, discapacidad o monoparentalidad. El problema es que también redujo las ayudas por hijos.

– Introducir la regla “más hijos, más pensión”, como una forma de compensar la aportación social que hacen las familias con más hijos, sobre todo en un sistema de reparto como es el propio de la Seguridad Social española. Según las proyecciones del INE, a partir de este año o del próximo se espera que haya más muertes que nacimientos.

– Reducir el IVA de los productos infantiles. Un ejemplo llamativo son los pañales, sobre los que recae un gravamen del 21%.

La izquierda y la familia

Sánchez es consciente de que “la política familiar es cara” y de que “sus efectos se notan a medio y largo plazo”, lo cual puede ser un problema para los políticos que tienen prisa por cobrarse los resultados en las urnas. Por eso, es importante que los partidos entiendan que “cuanto antes empiecen a invertir en familia, más opciones tendremos de salvar el Estado del bienestar”.

Con el Plan integral de apoyo a la familia, el gobierno quiere demostrar que se toma el asunto en serio

Aquí la izquierda ha dado un giro, como demuestran las propuestas sociales de Podemos recogidas en el documento “Reorganizar el sistema de cuidados”, y las presentadas por IU de cara a las elecciones municipales y autonómicas. Si en el pasado la izquierda veía las políticas de apoyo a la familia como algo conservador, ahora es partidaria de apoyarlas como una forma de alcanzar la igualdad entre mujeres y hombres. Por eso, tanto Podemos como IU proponen equiparar el permiso de paternidad al de maternidad.

Sánchez coincide con este enfoque: “Hoy la gran discriminación la están sufriendo las madres. Las políticas de igualdad han de garantizar que todos tienen las mismas oportunidades. Que no se penaliza la maternidad. Que el hombre participe en el hogar de forma corresponsable. Y esto supone un cambio cultural con consecuencias en la organización laboral y en los horarios”.

Podemos hacer familia

Sobre la prestación universal por hijo a cargo propuesta por Podemos en su nuevo programa social, comenta que es “una medida valiente”, pues no todos sus militantes estaban de acuerdo en dar la misma ayuda a las familias pobres y a las de “la casta”. En esto, Podemos se diferencia de IU, que condiciona las ayudas por nacimiento a los ingresos familiares.

Sánchez recuerda que la universalidad de las ayudas familiares, concedidas a todos, con independencia del nivel de renta de los hogares, “es algo normal en Europa, porque saben distinguir la política social de la política familiar. Y esto en España aún no lo hemos entendido”.

“Una cosa son las políticas que luchan contra la exclusión social y la pobreza, y otra son las políticas de apoyo a la familia. Con la universalidad se está diciendo que cada hijo es valioso, al margen de lo que ganan las familias. Ya hay otros mecanismos previstos para que los ricos aporten más”.

Aunque el nuevo documento de Podemos no incluye referencias al aborto, su postura en este tema quedaba clara en el programa para las elecciones europeas: garantizar el acceso “a la interrupción voluntaria del embarazo en la sanidad pública para todas las mujeres”.

La del gobierno del PP también se ha revelado tras claudicar en la reforma de la ley del aborto. Con la ley en vigor, promovida por el PSOE, el aborto en España seguirá siendo un derecho jurídicamente exigible y con financiación pública.

A la espera del plan de familia

Sobre el nuevo “Plan integral de apoyo a la familia” del gobierno, en el que trabajan desde hace más de un año miembros de todos los ministerios, el director de la FEFN lo considera un avance importante.

Sánchez explica por qué algunas organizaciones profamilia criticaron el plan cuando tuvieron acceso al borrador. “El plan tenía dos partes: una teórica, en la que se adelantaban las grandes líneas de la política familiar para los próximos años, y otra con más de 200 medidas concretas que se irán implantando poco a poco. A las organizaciones nos llegó la primera, pero la segunda no la hemos visto”. De ahí que a algunas les pareciera muy insuficiente.

Al haber del gobierno también hay que añadir los dos proyectos de ley sobre la protección de la infancia, que todavía están en tramitación parlamentaria (cfr. Aceprensa, 29-04-2014).


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.