Las cosas

Les choses. Une historie des années soixante

Página 1

Autor: Georges Perec

Anagrama. Barcelona (1992). 158 págs. 1.265 ptas.

Georges Perec (1936-1982), conocido sobre todo por su monumental obra La vida instrucciones de uso, es uno de los autores más importantes de la narrativa francesa reciente. Supo retratar críticamente la sociedad de su época. Formó parte del grupo vanguardista OuLipo. Con Las cosas, su primera novela, publicada en 1965, ganó el premio Renaudot.

Las cosas no es estrictamente una novela de argumento. Pero esa falta de intriga no es un defecto sino más bien una deliberada carencia. Los personajes principales, Jérôme y Sylvie, forman una pareja de estudiantes universitarios poseídos por la pasión hacia las cosas. Las cosas, en su sentido más material, son las verdaderas protagonistas de la historia. En su relación con las cosas, las vidas de Jérôme y Sylvie acaban diluyéndose, alienándose, perdiéndose entre las corbatas, los muebles lujosos, ilusiones vagas que crea una sociedad que promueve la artificialidad y el afán de tener por encima del ser: "Millones de hombres lucharon antaño, e incluso luchan aún, por pan. Jérôme y Sylvie no creían que se pudiera luchar por divanes Chesterfield. Pero hubiera sido, no obstante, la única consigna que les habría movilizado".

Así, la falta de un argumento claro en la novela parece revelar que la vida de la pareja, perdida en las cosas, es vacía, insípida. No consiguen llenar de sentido unas vidas que previamente han llenado de cosas; y, por esa misma razón, se han perdido entre espejismos de figuración y apariencia social.

Las cosas es un libro ciertamente crítico con una sociedad, la de los sesenta, que está lejos de haber quedado atrás en alguna de sus consignas y modos de vida. Además de la crítica al afán de posesión desmesurado, existen alusiones irónicas a gestos y ademanes propios de la cultura del bienestar: el periódico que se compra como símbolo de la propia identidad cultural, el afán por las encuestas y estadísticas como nueva fuente de verdad, el gusto refinado por la imagen, etc.

Quizá se estanca la novela demasiado en su función crítica, y Georges Perec no sabe -o no quiere- ir más allá y proponer soluciones. Pero, como crítica, Las cosas es muy ilustrativa de las carencias y limitaciones de un determinado sistema de vida.

Andrés Pérez Monzón

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.