Las constantes humanas

Página 1

Autor: Rafael Gómez Pérez

Encuentro.
Madrid (2013).
160 págs.
12 €.

En un contexto posmoderno como el actual, puede afirmarse que no hay nada más absoluto que el relativismo. Pero aunque han cambiado las condiciones de la existencia a lo largo del tiempo, la naturaleza humana sigue siendo la misma. Hay cambios y cambios profundos, pero tras ello y tras la variedad de lo humano, según Rafael Gómez Pérez, pueden descubrirse dimensiones constantes a lo largo de la historia.

Gómez Pérez, que ha ejercido durante muchos años como profesor de Antropología cultural, sabe bien de lo que habla porque por su ámbito de estudio conoce precisamente lo que llama la presencia “simultánea de lo uno y de lo múltiple”. El libro no pretende ser un manual de filosofía, pero algunas de sus reflexiones y, sobre todo, su punto de partida, poseen un indiscutible trasfondo metafísico y defienden la unidad de lo real.

El amor, la amistad, el poder, la religión o el sacrificio, junto con otras constantes como la guerra o la hipocresía, desfilan por estas páginas. Cada una de estas constantes se explica a la luz de la literatura clásica y moderna, lo que hace que el libro sea al mismo tiempo formativo. Como se señala en la introducción, existen ciertamente muchas más constantes; las que aparecen en este breve ensayo son las más relevantes desde un punto de vista moral, y con ese criterio han sido escogidas.

La finalidad de Gómez Pérez es aportar luz sobre la condición humana, en referencia a eso que permanece siempre igual, pese a los cambios externos. Pero también aporta al lector suficiente claridad sobre el hombre, sobre su pasado y también sobre sus posibilidades futuras. Frente a quienes aluden al épocas pretéritas con nostalgia para justificar su pesimismo y oposición al presente, las constantes humanas que analiza Gómez Pérez nos permiten seguir confiando en el ser humano y en su capacidad por cambiar las cosas.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.