La tragedia de la liberación. Una historia de la revolución china (1945-1957)

The Tragedy of Liberation

Página 1

Autor: Frank Dikötter

Acantilado.
Barcelona (2019).
544 págs.
28 €.
T.o.: The Tragedy of Liberation: A History of the Chinese Revolution 1945-1957.
Traducción: Joan Josep Mussarra.

Comprar

Después de cuatro años de encarnizada guerra civil con los nacionalistas de Chiang Kai-shek, Mao proclamó en Pekín, el 1 de octubre de 1949, la República Popular de China. Para los comunistas, los combates fueron parte de una “guerra de liberación” que logró acabar con un régimen denostado por sus malas prácticas y la corrupción. Sin embargo, como demuestra este libro, “la primera década de maoísmo fue una de las peores tiranías en la historia del siglo XX, condenó a una muerte prematura a por lo menos 5 millones de civiles y trajo la miseria a un número incontable”.

Lo que cuenta el historiador holandés Frank Dikötter, catedrático de Humanidades en la Universidad de Hong Kong, contrasta con lo aireado durante décadas por la historiografía y la propaganda oficiales chinas, muy presentes en la historiografía occidental. Uno de los grandes valores de este estudio es el análisis de fuentes inéditas, que el autor ha podido manejar al abrirse algunos de los archivos del Partido Comunista de China. Gracias a ello, ha tenido acceso a documentos clasificados, informes de la policía secreta y versiones no censuradas de importantes discursos de los principales líderes del país.

Otro de sus aciertos ha sido combinar la descripción de los principales acontecimientos con la narración de historias concretas que ejemplifican de manera muy gráfica la deriva totalitaria del régimen desde el primer día de su proclamación. Dikötter es autor de la llamada “trilogía del pueblo”, de la que ya había aparecido en castellano La gran hambruna en la China de Mao, volumen que cronológicamente sería la continuación del que acaba de publicarse. Falta una tercera entrega dedicada a la Revolución Cultural.

Mao lo tuvo claro desde el principio: “El Partido Comunista de la Unión Soviética es nuestro mejor maestro y debemos aprender de él”. Se estrecharon las relaciones con Stalin, y China siguió el guion que ya habían seguido otras revoluciones comunistas: tras la liberación, llegó la represión. El terror fue “estable, preciso, implacable”, afectó a todos los estamentos y grupos sociales, y fue especialmente violento en el campo, donde comenzó a aplicarse por la fuerza una contundente reforma agraria.

Dikötter llega hasta 1957. En los últimos capítulos describe las consecuencias de la muerte de Stalin en 1953 y la influencia que tuvo en Mao y en muchos políticos chinos el discurso de Nikita Jruschov el 25 de febrero de 1956, en el XX Congreso del Partido Comunista de la URSS, donde condenaba el culto a la personalidad de Stalin y que propició la campaña de las “Cien Flores”. A ella le sucedió un movimiento de rectificación, con numerosas purgas.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.