La tierra purpúrea

The Purple Land

Página 1

El Acantilado. Barcelona (2005). 327 págs. 18 €. Traducción: Miguel Temprano García.

William Henry Hudson nació (1841) en Quilmes (provincia de Buenos Aires), de padres norteamericanos. En torno a los treinta años se nacionalizó en Inglaterra, y murió en Londres (1922). Comenté ya su maravilloso libro "Allá lejos y tiempo atrás" (ver servicio 33/04), que habla tanto de pájaros y otros animales. A quienes lo hayan leído les bastará con que diga que "La tierra purpúrea" es una peculiar continuación. Habla menos de pájaros, mucho menos, y más de malas pasiones humanas, mucho más: infidelidad, soberbia, sensualidad exacerbada, guerra, odio, muerte..., y de buenas pasiones: humildad, generosidad, fraternidad, amor...

El autor, Richard, un joven de unos 25 años, se ha casado clandestinamente -se trata de un relato autobiográfico de ficción, si cabe decirlo así- con una menor, Paquita, y huyen los dos a Montevideo, donde les acoge una tía de ella. Él tiene que buscar y encontrar trabajo, y va por distintas haciendas de la tierra purpúrea, Uruguay. Las aventuras que suceden a Richard, variadas y coloristas, son el asunto y argumento del libro. Teniendo en cuenta el año en que nació el autor, y que en la novela tiene más o menos esa edad antes indicada, cronológicamente habría que reconocer el ambiente de revueltas y sublevaciones en que se encuadra el libro tras las sucesivas presidencias uruguayas: de Pereira, de Berro, y del interinato de Aguirre, es decir: durante o al final de la dictadura de Flores (1865-1868). Pero eso sería dar más verosimilitud histórica que la que quiere y tiene "La tierra purpúrea".

La narración es muy singular por su exotismo; amena, por la variedad de sucesos, con ese barniz de crónica histórica. La belleza de las cosas que en "Allá lejos..." es lírica -pájaros distintos, árboles y flores, ríos y amaneceres-, aquí es belleza bronca, hermosos paisajes sí, y alados seres vivos, pero en la ansiedad de un peligro, de la fatiga, la amenaza... El periplo de Richard Lamb es por la geografía humana, agresiva, inquietante o receptora y amable, siempre ardua, y que sólo en contados momentos de descanso bajo la luna o de contemplación ante un atardecer se abre en una comunión apacible con todas las bellezas del Creador. Pero me atrevería aun a decir que el verdadero periplo de Ricard Lamb tiene lugar dentro de las fronteras del mundo interior, del yo de W.H. Hudson, escritor.

Pedro Antonio Urbina

Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.