La religión, valor en alza en la campaña presidencial rusa

Hasta los comunistas quieren mostrarse a bien con la Iglesia ortodoxa

Página 1

Tras largas décadas de ateísmo oficial bajo el comunismo, en las elecciones a la presidencia de Rusia la religión no ha estado ni mucho menos olvidada. Algunos carteles de propaganda mostraban a candidatos a la presidencia -Yeltsin, Yuri Lujkov o Vladimir Zhirinovski- sobre un fondo de cúpulas doradas o junto a una iglesia.

Por lo que escribe la enviada especial de Le Monde (13-VI-96), hasta el candidato comunista, Guennadi Ziugánov, siembra sus discursos con citas bíblicas y, de cuando en cuando, ha aparecido ante el público acompañado por popes. En los mítines del Bloque Popular y Patriótico que lidera no son raras las banderas rojas con el rostro de Cristo estampado. Por su parte, Boris Yeltsin declaró en abril, en una visita al importante monasterio ortodoxo de Sergueev-Possad, que su programa "prevé la máxima libertad de conciencia y un respeto sumo hacia todo lo que procede de nuestra historia, nuestra cultura y nuestras tradiciones".

El patriarca de Moscú, Alexis II, ha advertido a sus sacerdotes que "no tomen posturas demasiado abiertamente políticas" en público, al tiempo que les ha invitado a recordar en su predicación "los sufrimientos vividos por la Iglesia durante la época soviética".


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.