La ola de libros de espiritualidad llega a Francia

Algunos editores piensan que esta tendencia revela la búsqueda de sentido, pero sólo a un nivel afectivo

Página 1

Las editoriales francesas también han dado en la veta de la espiritualidad. Al igual que en España o Italia (ver servicio 170/95), la nueva ola de publicaciones trae un poco de todo: obras acerca de los ángeles, teología variada, mística oriental... Aunque las nuevas colecciones confían en hacer negocio, algunos editores piensan que se trata de un fenómeno superficial de duración incierta.

El caso es que en poco más de un año se han lanzado en Francia cuatro colecciones nuevas que giran en torno a temas religiosos: Ramsay inició en mayo la colección "Vivre la spiritualité", con sendos libros sobre el chamanismo y el sufismo contemporáneo; en marzo, Lattès abrió una colección de inspiración budista configurada para contrarrestar la ola de la Nueva Era; en octubre, Grasset publicó algunos textos de la literatura religiosa tradicional; y la pasada primavera, Calmann-Lévy lanzó "Sagesses", una colección con doce títulos, que ofrece, entre otras cosas, enseñanzas del dalai-lama. Todo esto sin contar las colecciones esencialmente cristianas de Cerf, o la colección "Rencontres", de Bayard/Le Centurion, que cultiva las biografías de grandes personalidades religiosas.

La revista L'Express (13-VI-96) acaba de dedicar varias páginas a reseñas de libros de espiritualidad, y en su clasificación de obras más vendidas figura una biografía de santa Teresa de Lisieaux, de Jean Chabron, y Jesús tal como lo conozco, de la Hermana Emmanuelle. A finales de mayo, Le Figaro destacaba que en un solo trimestre se habían publicado diez libros sobre los ángeles custodios. Probablemente la moda ha sido importada de Estados Unidos. Pues ya en diciembre de 1993, la revista Time anunciaba a plena portada que estábamos en "la nueva era de los ángeles".

El sindicato francés de la edición calcula que en 1994 se vendieron 5,6 millones de ejemplares -1.290 títulos distintos- de tipo religioso, es decir, una venta media de 4.672 ejemplares por título.

Según Jean-Louis Schegel, ex jesuita que codirige la colección "Points Sagesses" de la editorial Seuil, "es verdad que hay un interés por lo espiritual. Pero -continúa- es un interés vago. No hay espíritu crítico ni esfuerzo intelectual. Todo se limita al nivel afectivo. Y los libros más serios lo pasan mal". Por su parte, Nicolas-Jean Sed, dominico y director general de la editorial Serf, piensa que es exagerado hablar de un retorno de lo espiritual. "Por término medio -asegura-, las ventas no aumentan, se mantienen". Y explica así la tendencia: "Ante el vacío dejado por la ausencia de un pensamiento ideológico dominante, se ve surgir la necesidad de discursos globales sobre la vida humana y la sociedad. Dos tipos de discursos responden a esta necesidad: la antropología tradicional -del folclore a la astrología- y el discurso religioso. Pero se advierte actualmente que son los temas religiosos más vagos, los menos rigurosos, los que más atraen al público".


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.