“La maternidad subrogada es semejante a la esclavitud”

Página 1

La mayoría de los franceses no apoya que se recurra a un “vientre de alquiler” para tener un hijo. Pero en 2014, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con su decisión de exigir a París que permitiera la inscripción en el Registro Civil de unos niños nacidos por maternidad subrogada en EE.UU., obvió no solo el criterio de los ciudadanos, sino el hecho de que en Francia no es legal ese método de procreación.


Una versión de este artículo se publicó en el servicio impreso 52/15

Algunas decisiones judiciales se saltan, por la vía de los hechos, la prohibición legal a la maternidad subrogada

El TEDH, que dice haber tenido en cuenta el “interés superior de los menores”, arguyó que no se les podía negar a los chicos el derecho a su vida privada ni a adoptar la nacionalidad de sus “padres”. El gobierno de François Hollande podía reclamar, presentar recurso, pero no lo hizo, sutil manera de permitir que los caprichos personales pisotearan a su antojo las leyes de la nación, la dignidad de los niños, y ni qué decir la de sus madres biológicas, unas mujeres utilizadas sencillamente para tenerlos en su seno durante nueves meses, y de las que ni se habla.

Las autoridades no articulan palabra, pero el movimiento La Manif pour Tous, que agrupa a una treintena de organizaciones provida y profamilia –lo mismo aconfesionales que cristianas o musulmanas, y con profesionales de diversos ámbitos de la vida social–, sí que dará la batalla. De hecho, el próximo 18 de junio se dará cita frente al Tribunal de Casación, que un día después debe pronunciarse sobre la inscripción en Francia de bebés obtenidos por este medio en otros países.

Ludovine de La Rochère, presidenta de La Man, quien asistió a las III Jornadas Balbuena de la Rosa sobre el Movimiento Profamilia en Europa, organizadas en Madrid por el CEU San Pablo, nos habla del tema.

– En Francia no está permitida la maternidad subrogada, pero hay decisiones judiciales que van en la dirección de facilitarla por la vía de los hechos, y cada año hay varios casos de subrogación. Esto es muy grave, porque dicha práctica, sea gratuita o de pago, deconstruye la filiación, la maternidad, la paternidad y la familia. Es un asunto que nos concierne a todos, porque si concebimos al niño como un producto que se vende y se compra, entonces cambia nuestra concepción de la humanidad. Nuestro movimiento actúa contra la subrogación a nivel nacional y también en las instituciones europeas.

Francia podría desvincularse de la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Oposición sin distinciones ideológicas

– Recientemente varias personalidades francesas de todo signo político han firmado un manifiesto contra la maternidad subrogada (cfr. Aceprensa, 14-5-2015).

– Sí. Es que esa práctica, que agrede a nuestra humanidad, constituye una desviación del liberalismo. Entre los que se oponen a ella encontramos militantes de izquierda, feministas, ecologistas, militantes conservadores.(1) Creemos que es posible formar una gran coalición transversal, de derecha a izquierda, contra este fenómeno, y es una cuestión muy urgente, porque si el TEDH acepta que el niño sea considerado un producto y que la mujer sea explotada como vientre de alquiler, hay que actuar.

Ahora, mientras Francia ha sido condenada por ese tribunal, España, por el contrario, se ha adaptado a la demanda de esa instancia de que niños nacidos por maternidad subrogada en otros países sean inscritos en el Registro Civil. Pero esos menores, concebidos en el exterior, tienen derechos en sus países de origen, y son inscritos allá, por lo tanto, no es cierto que se queden sin sus derechos. Lo que el TEDH ha pedido a los países miembros de la UE es que los inscriban en sus propios registros. Si esto se admite, significará la aprobación de facto de esa práctica.

Italia ha sido también condenada por este tema, pero a diferencia de Francia, ha recurrido la sentencia, y el TEDH se reunirá y tomará una nueva decisión. En Bélgica, entretanto, hay todo un debate sobre una propuesta de ley para darle un marco jurídico a la subrogación. ¡Pero es que esta es semejante a la esclavitud!: no se le puede dar un marco legal; lo único que hay que hacer es prohibirla. En la esclavitud se considera que una persona es propietaria de otra, que se le puede vender o comprar. Pues bien: esta es una forma nueva.

– ¿Puede Francia oponerse al veredicto del TEDH?

– El país tenía tres meses para interponer recurso, y no lo ha hecho. Pero sí que podría promover una convención internacional para prohibir la maternidad subrogada, y trabajar con otros países en la cuestión. Por otra parte, veamos el caso del Reino Unido, que está considerando retirar su aceptación de la jurisprudencia del TEDH, que al fin y al cabo, es voluntaria. Se puede suscribir la Convención Europea de Derechos Humanos sin aceptar la obligatoriedad de los pronunciamientos del TEDH. Pues bien: Francia pudiera hacer lo mismo. Si el TEDH traiciona su misión originaria, no hay por qué aceptar como vinculante su jurisprudencia. De hecho, hay candidatos a la presidencia francesa que han incluido en su programa la retirada del país del protocolo facultativo que implica la aceptación de las sentencias de ese tribunal.

– ¿El conservador Nicolás Sarkozy, por ejemplo?

– Sarkozy, entre otros, se lo está pensando.

Italia ha optado por retirarles a los “progenitores” sus bebés obtenidos mediante este tráfico y entregarlos a padres adoptivos

Disuasión “a la italiana”

– En esta causa contra los “vientres de alquiler”, ¿de qué lado se coloca la opinión pública francesa?

– La mayoría de la sociedad está contra la maternidad subrogada, según muestra un sondeo del IFOP, aunque no es una gran mayoría. Estamos hablando de una práctica, en teoría, ilegal, pero que está adquiriendo los caracteres de la ilegalidad tolerada de hecho. Es una aberración, contraria a la Convención Internacional de los Derechos del Niño y a la Convención Internacional de Lucha contra la Trata de Personas, porque es precisamente eso: un comercio con seres humanos.

– Por último, y partiendo del hecho que la subrogación constituye un mal, la pregunta es si, una vez que los niños han nacido, existe otra opción que no sea darles reconocimiento jurídico…

–Se suele utilizar a los niños ya nacidos como pretexto para no hacer nada, cuando la verdadera cuestión es cómo evitar la maternidad subrogada. Para los chicos es una situación muy difícil, porque la madre es de un país (mexicana, india, ucraniana, etc.) y el padre, el comprador, es de otro, normalmente de un país desarrollado. Es muy complicado.

¿Qué ha hecho Italia, por ejemplo? Pues les ha retirado niños a los compradores y los ha dado en adopción a otras personas. Eso va a tener un efecto disuasorio, y algunos que se lo estaban planteando, ya no lo harán.

Los niños que se dan en adopción a otras parejas, sabrán en el futuro que esos padres adoptivos no fueron quienes los apartaron de su madre biológica, porque es muy traumático para un chico crecer sabiendo que el padre adoptivo le pagó a esta para llevárselo. Es un conflicto de lealtades, y representa un trauma psicológico y emocional para el niño cuando va tomando conciencia de sí.

Hay parejas que tienen un gran deseo de paternidad, sí, pero el deseo no crea el derecho a la paternidad. Una vez que han nacido los chicos, no hay soluciones buenas.

_____________________________

Notas

(1) Entre las personalidades francesas que se han pronunciado contra la maternidad subrogada se encuentra el ex primer ministro socialista Lionel Jospin; el ex presidente de la Comisión Europea, Jacques Delors, y el eurodiputado verde José Bové. El Manifiesto contra esa práctica incluye la firma de personas de otras partes del mundo, de toda ocupación y condición: escritores, periodistas, científicos, médicos, feministas, activistas homosexuales, militantes pro-vida, y aún de mujeres que en su momento fueron utilizadas como “vientres de alquiler”.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.