La llamada de lo salvaje

The Call of the Wild

Página 1

Autor: Jack London

Nórdica.
Madrid (2016).
176 págs.
18 €.
Traducción: Héctor Arnau.
Ilustraciones: Javier Olivares.

Se celebra este año el primer centenario de la muerte de Jack London (1876-1916), autor conocido especialmente por sus novelas de aventuras. Durante su infancia en California apenas recibió educación, pero solventó sus carencias con frecuentes visitas a la biblioteca municipal. En su azarosa juventud recorrió los más remotos lugares del mundo impulsado siempre por su afán aventurero. Sin embargo, sus frecuentes problemas laborales le redujeron a la mendicidad y al presidio, donde trató con delincuentes y pordioseros, y conoció de primera mano los ambientes más bajos de la sociedad norteamericana.

Poco a poco, consiguió remontar gracias a su fuerza de voluntad, y en 1900 estaba ya entre los escritores más afamados de Estados Unidos, más todavía desde que en 1903 publicó La llamada de lo salvaje, que obtuvo una gran aceptación. London la escribió inspirado en su propia biografía, pues estuvo casi un año en las inhóspitas tierras de Yukón, en Alaska. Esta novela se ha convertido por méritos propios en un clásico de la literatura juvenil.

En ella, Jack London relata las vicisitudes de Buck, un perro californiano que se ve arrastrado desde el cálido y confortable sur hasta las peligrosas nieves del norte. Allí, Buck desarrollará sus capacidades y su instinto con el fin de sobrevivir en un entorno peligroso y hostil. A medida que avanza la narración, la actitud del perro torna desde el inconformismo y la desconfianza hacia el ambiente brutal y combativo que le rodea, hasta la adaptación completa en los bosques de Alaska.

El principal logro del autor consiste en proporcionar al libro un ritmo. London consigue introducir la historia en apenas cuatro páginas, se desenvuelve como un verdadero experto en el desarrollo de la narración y cautiva a los lectores con un ambicioso final en el que otorga a su libro tintes de leyenda. El lenguaje rico y elaborado y las descripciones simples pero conseguidas dotan a La llamada de lo salvaje de una ligereza, eficacia y habilidad incomparables.

La obra es, al fin y al cabo, la historia de la transformación de Buck. En el perro se opera un poderoso cambio que transmite una contagiosa emoción. London presenta las primitivas fuerzas de la naturaleza con una belleza ideal y salvaje que acaba seduciendo al protagonista. Muchos han pretendido ver en el libro una feroz crítica a la vida urbana y a la costumbrista sociedad de su tiempo, aunque su lectura admite múltiples interpretaciones. Esta edición cuenta con unas excelentes ilustraciones de Javier Olivares.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.