La Justicia alemana desestima una denuncia contra el presidente de la Conferencia Episcopal

Página 1

Contra Mons. Robert Zollitsch se alegaba que había permitido que un religioso acusado de abusos de menores recibiera un encargo pastoral veinte años más tarde. La Fiscalía dice que no hay indicios de responsabilidad penal.

Colonia. La Fiscalía de Constanza ha sobreseído un procedimiento contra Robert Zollitsch, arzobispo de Friburgo y presidente de la Conferencia Episcopal alemana. Contra Zollitsch se presentó una denuncia en la que se le acusaba de complicidad en los abusos sexuales cometidos por un religioso del convento de Birnau. Concretamente, se acusaba a Zollitsch -responsable de recursos humanos en la diócesis a finales de los años 80 y comienzos de los 90- de haber permitido que ese religioso, que entre 1966 y 1968 había abusado sexualmente de menores, volviera a recibir un encargo pastoral entre 1987 y 1992.

La Fiscalía ha sobreseído la causa porque los hechos que se produjeron en Birnau entre 1966 y 1968 han prescrito; sin embargo, para la segunda estadía del religioso, entre 1987 y 1992, “no se han conocido hechos concretos ni nombres de supuestos damnificados”, según un comunicado de la Fiscalía, a pesar de haberse informado de dichos hechos en toda Alemania. Por este motivo, “no existe base jurídica para una responsabilidad penal del Dr. Zollitsch”. Según el comunicado oficial del Ministerio Fiscal de Constanza, incluso en el caso de que se llegaran a conocer casos de abusos producidos en un periodo no prescrito, “sería necesario probar que Dr. Zollitsch actuó premeditadamente”.

La denuncia contra el arzobispo Zollitsch la presentó una presunta víctima de abusos; este acusó a Zollitsch de haberse “ocupado, en su condición de responsable de recursos humanos en la diócesis, de que en 1987 ese religioso recibiera un encargo pastoral en la iglesia de peregrinaciones de Birnau, a pesar de que era sabido que dicho religioso había cometido abusos en el pasado”. Si bien la denuncia se dirigió a la Fiscalía de Friburgo, esta la trasmitió a la de Constanza, porque en esta se estaba tramitando un procedimiento contra el religioso, que también ha sido sobreseído hace unos días porque los hechos han prescrito. Sin embargo, en relación con los años 1987 a 1992 no hay -al menos hasta el momento- indicios de que hubiera vuelto a cometer abusos.

Respecto de la responsabilidad de la archidiócesis de Friburgo, su departamento de prensa ha señalado que la competencia sobre personal de comunidades religiosas exentas, como en este caso, no era de Zollitsch sino del prior de la abadía Wettingen-Mehrerau. Sin embargo, otros expertos como los canonistas Georg Bier, de la universidad de Friburgo, o el estadounidense Thomas P. Doyle opinan que la diócesis sí era competente.


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.