La hija del relojero

The Clockmaker’s Daughter

Página 1

Autor: Kate Morton

Suma de Letras.
Barcelona (2018).
640 págs.
22,90 €.
Traducción: Máximo Sáez.

Comprar

La australiana Kate Morton (1976) es una de las escritoras con más éxito en la actualidad. Ha vendido más de once millones de ejemplares de sus novelas. A La casa de Riverton (2006) le siguieron El jardín olvidado (2008), Las horas distantes (2010), El cumpleaños secreto (2012), El último adiós (2015) y, ahora, La hija del relojero.

A Morton le obsesiona plasmar la conexión del pasado con el presente, y su modo de narrar presenta características similares en todos sus libros. Destaca una ambientación al estilo de la clásica literatura histórica inglesa, con mansiones antiguas y escenarios misteriosos, algo fantasmagóricos en ocasiones, y bien descritos.

En esa atmósfera sitúa sagas familiares con dramas, amores y secretos ocultos protagonizados casi siempre por mujeres. Su mirada se detiene en detalles, recuerdos, palabras o sentimientos capaces de sembrar intriga. Todo enhebrado en varios planos temporales que avanzan y retroceden, a lo que se añade cierto toque gótico, elegancia formal y un pronunciado romanticismo.

La hija del relojero es una ambiciosa trama desarrollada en Londres en dos planos narrativos –a lo largo del siglo XIX y el XX– y gira en torno a una enigmática mansión unida a la trayectoria de Elodie, una joven archivista que descubre un sorprendente objeto. Este hallazgo desencadena una serie de enredos hábilmente trenzados en torno a la protagonista.

Kate Morton es fiel a sí misma y a los recursos narrativos que le gustan sin salirse de los raíles que ella misma se ha marcado. Y, hasta ahora, el resultado ha sido una fórmula de éxito. 


Nuestra web utiliza cookies para facilitar el servicio. Si continúa navegando entendemos que las autoriza.